Últimas Noticias
Home / Noticias / Cuatro F / Fernando Travieso: PDVSA vale tanto que no hay quien tenga para comprarla
Fernando Travieso. Foto Jesús Vargas
Fernando Travieso. Foto Jesús Vargas

Fernando Travieso: PDVSA vale tanto que no hay quien tenga para comprarla

Verónica Díaz Hung

La estatal petrolera venezolana es la empresa más sólida del mundo porque su valor reside en poseer las reservas probadas de crudo más grandes del planeta

El pasado 19 de enero las principales bolsas del mundo caían en picada empujadas por lo que parecía una imparable erosión de las cotizaciones del crudo que habían alcanzado sus niveles más bajos desde 1998, cuando llegó a los 10 dólares por barril, porque los 30 dólares en que se ubicó el precio del crudo en días pasados, con el ajuste por inflación equivale a las cotizaciones de hace 17 años, marcando un período de precios realmente bajos, que ha provocado turbulencias, no solo en los países productores de petróleo, sino en las finanzas de todo el planeta.

La alarma cundió cuando la propia Agencia Internacional de la Energía (AIE) advirtió que el mercado se ahogaría “en un exceso de oferta” este año.

Se estima que se está produciendo a escala global aproximadamente 2 millones de barriles diarios más de lo que el mundo demanda.

Fernando Travieso, coordinador del Observatorio Socialista Petrolero, explica que la sobreproducción se sustenta en dos pilares fundamentales: la producción de esquisto, que pese a no ser rentable a los actuales precios del petróleo aumentó durante el 2015 con respecto al 2014, y por la negativa de Arabia Saudita a permitir que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) reduzcan su producción.

Actualmente los 13 países de la OPEP pueden bombear hasta 30 millones de barriles diarios.

El también profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV) resalta que factores geopolíticos son los que inciden en la fijación del precio del petróleo, porque el verdadero problema es el agotamiento de las reservas de este recurso no renovable.

Según cifras oficiales de la OPEP entre 2005 y 2014 se produjeron en los países No-OPEP 148 mil 100 millones de barriles y solo se descubrieron 11 mil millones de barriles, mientras que dentro de los países OPEP en ese mismo período se produjeron 112 mil 900 millones de barriles y se descubrieron 289 mil 100 millones de barriles, la mayoría ubicados en la Faja Petrolífera del Orinoco Hugo Chávez Frías, pero si se excluyen las reservas venezolanas solo se habrían descubierto 60 mil millones de barriles, es decir, que en los países No-OPEP por cada 15 barriles producidos se descubre 1 y en los países OPEP, sin contar las reservas de la Faja, por cada 2 barriles producidos se descubre 1.

Graph-world-proven-crude-oil-reserves-2005-2014

Pese a la alarmante realidad, esta información es censurada internacionalmente -señala el analista- ya que ni siquiera fue mostrada en la XXI Conferencia sobre el Cambio Climático (COP21) que se celebró en París el pasado mes de diciembre, pese a que son cifras oficiales de la OPEP validadas por los propios países industrializados.

El valor de una compañía petrolera está en sus reservas y las grandes transnacionales se están quedando sin ellas. Ese es el trasfondo que no se dice, esa es la esencia del problema financiero mundial del mercado petrolero y lo que guía la geopolítica en el Medio Oriente, que es la guerra por el control de las reservas”.

Recuerda que el petróleo no tiene sustituto, lo que explica el hecho de que se siga produciendo esquisto sin ser rentable y de que Arabia Saudita arruine su propia economía, ambas paradojas obedecen a los lineamientos del gobierno norteamericano, que a su vez se rige por los designios de lobby petrolero transnacional.

El petróleo es lo que permite el comercio internacional, ya que hace posible un flete lo suficientemente bajo para hacer rentable que un computador fabricado en Corea del Sur se pueda vender en América Latina, porque la globalización es el fruto del petróleo, que es la fuente de energía de mayor calidad jamás conocida en la historia de la humanidad y hasta ahora es irreemplazable.

Anhelo privatizador

El nuevo rey de Arabia Saudita, Salmán bin Abdulaziz, inició una guerra contra Yemen, ejecutó a un clérigo chiita, y en medio de toda esa convulsiones ha impedido reducir las cuotas de petróleo para estabilizar los precio, al igual que anunció la privatización de Saudi Aramco, la compañía petrolera del país árabe y la segunda con las mayores reservas del planeta.

Travieso advierte que la estrategia de las transnacionales del petróleo es privatizar las compañías estatales como PDVSA y Saudi Aramco para apropiarse de sus reservas.

“El momento perfecto para comprar Saudi Aramco es cuando el precio del petróleo esté por el piso, ya que con las bajas cotizaciones, no solo se debilita a los países productores como Venezuela, Rusia e Irán, además permite montar una guerra en el medio oriente para acabar con los Estados-Nación, como hicieron con Iraq, que hoy en realidad está picado en tres pedazos, uno dominado por los chiitas, otro por lo sunitas y un tercero por los kurdos”.

Existe, incluso, un plan para picar a Arabia Saudita en cinco pedazos.

Fernando Travieso explica que los precios bajos han permitido reconfigurar el Medio Oriente para lograr el control de las reservas de petróleo, sin que esa guerra en los propios campos petroleros suba los precios como ocurría en el pasado.

Considera que la única forma de que este escenario cambie es que el sector financiero norteamericano por algún motivo decida no seguir financiando a pérdida la producción esquisto, o el Reino de Arabia Saudita permita reducir la producción de la OPEP.

Ciertamente, el solo hecho de que el ministro de Energía de Rusia, Alexandr Novak, haya declarado que Arabia Saudita propondrá un recorte de la producción de petróleo del 5% en la próxima cumbre de la OPEP que se realizará en febrero, de inmediato impulsó las cotizaciones hacia arriba, colocándose en 34 dólares por barril el pasado jueves 28 de enero.

La propuesta saudita se alinearía con lo sugerido por Venezuela, quien desde hace meses ha abogado por una reducción de la producción de los países OPEP y No-OPEP para llevar el precio del crudo a niveles razonables.

Rusia en ese ajedrez geopolítico juega a mantener la unidad territorial de Siria como estado-nación, mientras que la intención de los norteamericanos y los turcos es picar los países para que no controlen sus recursos petroleros.

– ¿A qué se expone Venezuela cuando posee las mayores reservas de crudo del planeta?

– Estamos a merced de una agresión externa por el control de nuestras reservas.
El profesor no excluye la posibilidad de que desde los centros imperiales se busque una excusa para poder intervenir a Venezuela y a nivel interno aquellos que colaboran con el lobby petrolero transnacional tratarán de propiciar la privatización de PDVSA.

– En los últimos tiempos se han incrementado los titulares de prensa en contra de PDVSA. ¿Hay alguna relación con esta estrategia para privatizarla?

– Ciertamente están preparando todo un ataque para la privatización de PDVSA y no dicen que es la poseedora de las mayores reservas de petróleo en el mundo. Nadie lo dice, porque le estás dando en la madre a la privatización, porque el valor de una compañía de petróleo está en sus reservas, por lo que aún si fuesen a privatizar a PDVSA vale tanto que no hay quién tenga para comprarla.

– Algunos expertos sostienen que el petróleo vale lo que quiera el mercado, y si el mercado no quiere que tenga valor, entonces no lo tendrá. ¿Podría ser ese el argumento de los defensores de privatizar PDVSA?

– Hay una serie de sectores que buscan crear en el imaginario colectivo la visión de que el petróleo pierde importancia estratégica, cuando es todo lo contrario. La guerra en el Medio Oriente es una lucha entre las grandes potencias por controlar áreas con reservas de petróleo y por eso no se difunde la información sobre el agotamiento de las reservas. La estatal petrolera venezolana es la empresa más sólida del mundo, porque su valor reside en poseer las reservas probadas de crudo más grandes del planeta. Todo esto es una trampa que nos están montando para que nos dejemos quitar el control y la soberanía sobre nuestras reservas de hidrocarburos.

– ¿Con los actuales precios, cómo puede asumir PDVSA sus costos de producción?

– El ministro de petróleo y presidente de PDVSA, Elogio del Pino, informó que el costo de producción es de 13 dólares por barril, y la meta es bajarlo a 10 dólares, es un costo bajo. Habrá que hacer un estudio de los repuestos, del consumo eléctrico, horas hombre empleadas por pozos, ya que hay muchos mecanismos diferentes a la reducción de mano de obra para optimizar el costo de producción de un barril de petróleo.

– ¿Con un barril a 21,63 dólares sigue siendo atractivo invertir en la Faja?

– Esta es una situación momentánea, es una guerra por el control de las reservas y no hay nada más atractivo que controlar reservas. Todo esto es un espejismo y para los que no conocen el sector petrolero a profundidad les quieren hacer creer que el petróleo ha perdido importancia, pero es todo lo contrario, gastan miles de millones de dólares financiando el terrorismo, destruyendo a los países para controlar sus reservas de petróleo y la Faja es la mayor reserva en el mundo, por lo que constituye el área más codiciada para las grandes transnacionales.

– ¿Es importante subir los niveles de producción de PDVSA?

– Hay que cumplir con la cuota de producción de la OPEP, que para Venezuela son 3 millones de barriles diarios y actualmente se producen casi 2 millones 900 mil barriles diarios.

– ¿Ha sido bueno o malo que Irán entre al mercado?

– Es su derecho. Irán tiene una cuota en la OPEP de producción de 4 millones de barriles diarios y con las sanciones se vio imposibilitada a cumplirla, ya que estaba cerca de los 3 millones de barriles, por lo que otros países de la OPEP produjeron lo que le correspondía a Irán, que ahora pide que los países que absorbieron su cuota reduzcan su producción para colocar lo que le corresponde legalmente. No obstante, hay una sobreoferta en el mercado, y a menos que Arabia Saudita y los países No-OPEP como Rusia estén de acuerdo en reducir su producción, aumentará la sobreoferta, pero no es culpa de Irán.

Según Hinterlaces 74% de los venezolanos está en desacuerdo con la privatización de PDVSA.

– Yo quisiera que el porcentaje fuera más alto, porque una persona que apoye la privatización de PDVSA está apoyando la destrucción de su país, porque la cohesión de Venezuela está en función de que el Estado controle la empresa petrolera más importante del mundo. Saudi Aramco si se privatizara sería la empresa con mayor cotización en todas las bolsas del mundo y PDVSA tiene más reservas que la empresa saudita. Es vital para la cohesión social, para la lucha contra la pobreza, para el desarrollo del país, para la soberanía, que PDVSA esté en manos del Estado venezolano y la privatización es un instrumento del lobby petrolero internacional para apropiarse de las reservas de petróleo de los países que ellos consideran débiles y de poblaciones que pueden engañar.

– ¿Qué significado tiene el legado petrolero del Comandante Chávez ante la actual coyuntura?

– El legado del Comandante Chávez está dentro de los más importantes de la historia de Venezuela, junto con Medina Angarita que aprobó la Ley de Petróleo de 1943 y le dieron un golpe de Estado en 1945, porque era una ley revolucionaria. También al presidente Rómulo Gallegos le dieron un golpe de Estado por elevar el impuesto sobre la renta a las petroleras con el famoso fifty-fifty. El Presidente Chávez a través de la Constituyente logró que en la Constitución de 1999 esté el artículo 303 que prohíbe a nivel constitucional la privatización de PDVSA y promulgó la Ley de Hidrocarburos que elevó la regalía a 30%, aprobó la Ley de Precios Extraordinarios y Precios Exhorbitantes en el mercado Internacional de Hidrocarburos que pecha las altas cotizaciones del petróleo en momentos de precios altos, promulgó el Decreto 5.200 donde nacionalizó las empresas petroleras con capital extranjero mayoritario en Venezuela con énfasis en las que operan en la Faja, estableciendo que el Estado debe poseer como mínimo el 60% del capital accionario. El presidente Chávez cambió a Venezuela totalmente bajo una visión nacionalista y orientada al desarrollo de la industria petrolera y del país.

– Pero este basamento legal nacionalista ahora se enfrenta a una mayoría parlamentaria opositora favorable a la tesis privatizadora.

– La oposición venezolana que domina el parlamento obedece a los intereses de las compañías transnacionales, por lo que la función primordial que le ha asignado el aparato financiero internacional es la privatización de PDVSA.

– ¿Bajo ese enfoque a la oposición le interesa impulsar una Constituyente?

– Desde que el partido político de ultraderecha, que pareciera creado por el propio imperialismo norteamericano, Voluntad Popular recogía firmas para cambiar la Constitución, el objetivo era derogar el artículo 303 que prohíbe la privatización de PDVSA.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*