Últimas Noticias
Home / Opinión / Columnas / Tres viejos verdes atacan a Venezuela

Tres viejos verdes atacan a Venezuela

Ernesto Villegas Poljak

Venezuela es una mujer hermosa bajo el acoso irritante de tres viejos verdes, que se creen con el chance de conquistarla a fuerza de chantaje, terrorismo económico y falsas promesas de prosperidad.

El trío baboso, compuesto por el puntofijismo, el capitalismo rentista y el Fondo Monetario Internacional (FMI), se ha practicado una suerte de refrescamiento: se escuda en rostros relativamente jóvenes, pelucas, cabellos teñidos y siglas intercambiables que no logran esconder las arrugas de su decrépito proyecto político-económico de explotación, subordinación y exclusión de las grandes mayorías ante los intereses del gran capital nacional y extranjero, y sus operadores políticos internos.

La reciente difusión de una conversación entre el mayor exponente del capitalismo rentista y uno de los economistas estrella del neoliberalismo –para más señas exministro de Carlos Andrés Pérez y nacionalizado colombiano por Álvaro Uribe Vélez-, revelando negociaciones secretas con el FMI con miras a una pretendida restauración del fallido sistema neoliberal, dejó al desnudo el plan macabro que los une y los excita. Para ellos, Venezuela no existe como Patria (por eso se burlan de este concepto), pero sí como mercancía, para venderla por 50 mil millones de dólares.

Creen que Venezuela se les entregará a cambio de un paquete de harina de maíz o un plato de caraotas. No aceptan que, por más roncha que la hayan hecho pasar en el acceso a productos básicos, Venezuela recuperó con Chávez conciencia de lo que significa la palabra dignidad. Y la recuperó para siempre.

Los cabecillas del trío nefasto confunden deliberadamente la genuina nostalgia del pueblo por el Comandante Hugo Chávez con una pretendida añoranza por ellos mismos, por los tiempos cuando dominaba el bipartidismo adeco-copeyano y la burguesía parasitaria arrodillada a los dictados del FMI. Quieren hacer creer al mundo que en Venezuela extrañamos a Carlos Andrés Pérez, Lusinchi, Luis Herrera o Caldera. Cuando, en realidad, nuestra nostalgia es por más Chávez, no por menos Chávez. La de ellos, claro está, es distinta y radicalmente opuesta a la del pueblo.

Por eso Venezuela, con su nostalgia cargada de esperanza, fe y lealtad hacia el Comandante Eterno, les dará una lección de dignidad el domingo 6 de diciembre yendo a votar por los candidatos y candidatas de Chávez.

¡Sale pa’llá, viejo baboso!

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*