Últimas Noticias
Home / Opinión / Columnas / Macri, el nuevo enemigo de Venezuela ¿Cuánto durará en el poder?

Macri, el nuevo enemigo de Venezuela ¿Cuánto durará en el poder?

Por Humberto Gómez García

La actuación furibundamente anti venezolana, de injerencia abierta en los asuntos soberanos de Venezuela por parte de Mauricio Macri a menos del 24 horas de haber sido elegido presidente de Argentina (aunque en su fantasía piensa que fue elegido presidente del continente Latinoamericano), nos debe llamar seriamente la atención por ese giro de la extrema derecha fascista argentina que sin haber tomado aún las riendas del poder pone al desnudo el filo político de la estrategia antivenezolana, contrarrevolucionaria y evidencia la entente sionista/imperialista/uribista y de la extrema derecha venezolana porque la Revolución Bolivariana es el arma más fuerte y poderosa en los procesos liberadores de América Latina y el Caribe, el gigante faro de luz que irradia fuerza y poder hacia los pueblos que lucha. Y que conste que nuestra Revolución Bolivariana y Socialista no se está exportando, sólo su ejemplo que emana de las conquistas del pueblo en 16 años de Revolución Bolivariana, Socialista y Chavista.

Ese pobre oligarca presidente recién elegido, malagradecido que desconoce los aportes solidarios en recursos energéticos y en recursos monetarios de Venezuela hacia su país en momentos que todos los poderes le daban la espalda y Argentina estaba en la fosa de la ruina, la miseria y la pobreza en la que Menen, de la Rúa y otros pseudo presidentes la dejaron, no en balde el aguerrido pueblo argentino derrocó tres presidentes en pocos años; en ese espejo es que debe mirarse el atorado oligarca presidente recién electo.

Que el día de su elección estuviesen a su lado connotados y connotadas fascistas venezolanos en su acto de triunfo no deja de ser una bofetada a nuestro pueblo, una inadmisible falta de respeto, una provocación. La Tintori, fascista ella, mujer del Monstruo de Ramo Verde, Leopoldo López, responsable del asesinato de 43 compatriotas y 850 heridos y mutilados durante su llamado al golpe llamado “la salida”. Mitzi Capriles, mujer de ese vil y miserable canalla que es el vámpiro Ledezma, el mismo que planificó junto a Borges el asesinato de L. López y está preso por su participación en un develado golpe de Estado meses atrás donde planeaban bombardear Caracas; y el bandolerito golpista de Primero Injusticia, Tomás Guanipa, que plantea desaparecer nuestra moneda, el bolívar, dolarizar el país y darle, como proclamó, desde la Asamblea Nacional un golpe de Estado al Presidente Maduro.

Con ese torpe e impolítico gesto el señor Macri cumplía a cabalidad el papel que le fuera asignado por el imperio yanqui y su gobierno de exponer el plan macrista de desmontar el proceso de unidad latinoamericana y los enormes y trascendentales logros del Comandante Supremo Hugo Chávez que pacientemente logró impulsar y construir: Petro Caribe, Unasur, la Alba y la Celac. Pero para debilitar esa consolidada unidad continental preciso es derrocar al Presidente Nicolás Maduro y a la Revolución Bolivariana. Macri evidenció estar plenamente identificado con esas coordenadas golpistas y no dudamos que pondrá todo el poder del Estado argentino en función de ese objetivo para afectar a Venezuela, su pueblo y su Gobierno.

Ya el golpismo y sus cuadros probablemente no tendrán que ir a España o a Miami a prepararse en técnicas conspirativas, subversivas, allí está la derecha argentina (y la chilena), los criminales grupos paramilitares del pasado que han estado hibernando todos estos años y que con la probable salida de los genocidas represores militares condenados a prisión y cadena perpetua porque asesinaron y desaparecieron a 30 mil patriotas argentinos, piensa que el mandado estará hecho.

Macri sacó sus pezuñas y adelantó que solicitará la expulsión de Venezuela del Mercosur aplicándole la cláusula democrática porque nuestro gobierno supuestamente persigue a los opositores y cercena la libertad de expresión. El Canciller Uruguayo Rodolfo Nin Novoa, le salió al paso a semejante infundió, también el Presidente Rafael Correa que le dio un parao. Macri evidenció estar plenamente identificado con esas coordenadas golpistas y no dudamos que pondrá todo el poder del Estado argentino en función de ese objetivo. ¿Lo acompañarán Bolivia, Ecuador, Uruguay, Brasil en esa entente subversiva? Evidentemente que no, sin embargo el gobierno de Paraguay planteó considerar ese absurdo planteamiento. Eso nos lleva a otra pregunta: ¿El objetivo no será implotar el Mercosur desde adentro como lo busca el sionismo internacional y el imperio yanqui para fortalecer la Alianza del Pacífico y la Unión Europea, dominada por la Troika de Alemania, Francia, Inglaterra y el FMI/BM?

Otro hecho que se pone de bulto con la conducta y la cadena de estupideces y errores políticos de un Macri, aparentemente inexperto en política exterior, es que su discurso de defender terroristas como López, atacar a Venezuela, entrometerse en los asuntos de países con los que se tienen relaciones diplomáticas y económicas, no es exclusivo de él, ya el Tribunal Supremo de Chile, en otra asombrosa injerencia política en nuestro país, legisló contra Venezuela sobre el manoseado temita de los derechos humanos. No se diga la conducta abiertamente golpista, terrorista y de intromisión en los asuntos venezolanos por parte del Capo Mayor Álvaro Uribe Vélez que plantea incluso la secesión del país y aquí tiene sus bandas mercenarias paramilitares.

El injerencismo de Macri contra Venezuela tiene evidentemente otras connotaciones que van más allá de la burda provocación de un guapo de barrio. Venezuela no ha dicho oficialmente nada. Maduro está callado y salvo algunas moderadas críticas autodefensivas, muy dignas por cierto, de Diosdado Cabello en su programa “Con el Mazo Dando”, o las dadas por el camarada Rodrigo Cabeza, no ha sido todavía respondida la insolencia en los términos que merece. Los intereses de Venezuela en Argentina, y de Argentina en Venezuela no son pocos, son cuantiosos ¿los va a desbaratar Macri así, manu militari o con un Decreto? ¿Piensa que los argentinos no van a reaccionar y a dejarse afectar en sus intereses así como así? ¿Piensa que Venezuela se va a quedar tranquila ¿Violará el derecho internacional como ya insinúa?

Ese apoyo exagerado al fascismo venezolano tiene, por supuesto, una carga electoral ante la evidente debilidad de la derecha, que ni hace campaña ni tampoco parece tener mucha certeza de su debilidad para las elecciones parlamentarias del próximo 6 de diciembre. Esa sinergia contra Venezuela, que piensan se fortalece con el triunfo derechista y neoliberal en Argentina, la siente del derechismo criollo como una bocanada de un oxígeno que se les está agotando.

Sea por inexperiencia política, sea porque su conducta política sobre el tema internacional, particularmente contra Venezuela, ya estaba acordada en una gran conspiración internacional como se ha señalado y eso explica la presencia de los fascistas venezolanos junto a Macri durante el proceso electoral, ha permitido alertar a todos y, no dudo, que si no muchos al menos unos cuantos de los que sufragaron por Macri deben estar ya arrepentidos por tan brutal conducta, pues lo que le espera a esa nación, el desmontaje de los inmensos logros alcanzados por Néstor Kichner y por Cristina, parecen ser un hecho ante los anuncios que ya ha anunciado el presidente electo.

En el año 1989 el entonces elegido Carlos Andrés Pérez cambió su programa político electoral por el programa del paquete neoliberal que secretamente había concertado con el FMI y el cual fue enfrentado por el pueblo en aquella terrible explosión social que se denominó periodísticamente “El Caracazo”, y que le costó a nuestro pueblo cuando menos cinco mil asesinados que fueron reivindicados sólo por Chávez y la Revolución Bolivariana. ¿Estará Argentina, su combativo pueblo, volviendo al menemismo, a de la Rúa, a la sobre dosis de neoliberalismo que le fue aplicada y la llevaron a extremos de pobreza insospechada y de miseria extrema que produjo enormes explosione sociales hace pocos años atrás y violentas insurrecciones populares que derrocaron tres presidentes? ¿Será ese el destino de un Macri que está sobreestimando su poder y subestimando la fuerza de ese casi 49 por ciento de votantes contra el 51 de la colcha de retazos que se nucleó en torno a Macri? ¿Unirá Macri a la izquierda argentina y se abrirán, por fin, las puertas a una revolución social mil veces postergada? ¿Cuánto durará Macri en el poder?

Esperemos el 10 de diciembre que tome posesión y las fuerzas y clases se reagrupen en Argentina y en América Latina y el Caribe. Los venezolanos, los revolucionarios, los bolivarianos y socialistas, el vasto movimiento chavista debe prepararse a combatir a la oligarquía argentina, un nuevo enemigo que asomó su retorcida cabeza.

(26/11/15) (humbertocaracola@gmail.com) (@hgcaracola) (revistacaracola.com.ve)

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*