Últimas Noticias
Home / Opinión / Columnas / Adán Chávez / ¡Con Chávez y Maduro, Venceremos!

¡Con Chávez y Maduro, Venceremos!

Adán Chávez Frías

@Adan_Coromoto
Hemos iniciado la marcha definitiva hacia la victoria perfecta del 6 de diciembre, cumpliendo con las líneas de trabajo en esta nueva etapa hacia la construcción del Socialismo Bolivariano, que nos ha indicado el presidente obrero Nicolás Maduro.

Tras el logro histórico de consolidar la alianza perfecta, como el Gran Polo Patriótico Simón Bolívar que nos legó el Comandante Chávez, iniciamos una pre-campaña que supera los límites de lo electoral, y se enfila hacia la organización popular determinante en defensa de la Patria y de la Revolución, ante la agresión imperialista que hoy enfrentamos.

Está en juego hoy más que nunca, nuestra existencia como país, porque los planes del imperialismo y sus aliados de la ultraderecha nacional e internacional, están enfocados en iniciar una escalada bélica en América Latina, similar a la que han hecho en África y en el Medio Oriente; así lo advirtió proféticamente el Comandante Eterno de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez Frías.

En el contexto de la crisis estructural del capitalismo, el imperialismo entra en una nueva fase más agresiva, que se está traduciendo en el resurgimiento del fascismo a nivel mundial para poder sostener la hegemonía económica, tecnológica, militar, comunicacional.

Por lo tanto, hay que seguir advirtiendo: mucho cuidado con el individualismo y el sectarismo, esta es una batalla que, como hemos señalado, más allá de lo electoral, debe conducirnos a la consolidación de la unidad popular en torno a la defensa de la soberanía, la paz, la Patria; y el ideal bolivariano, rescatado por Chávez, de construir un sistema de gobierno que garantice a todos y todas, la mayor suma de felicidad posible.

Por ello, dentro de la planificación estratégica que estamos terminando de afinar en estos días, está la conformación de nuestros comandos de campaña, no solo para empezar a calentar los motores de nuestra inexpugnable maquinaria electoral, sino para informar y organizar al pueblo, pues la guerra psicológica y mediática busca confundir a las mayorías que han respaldado el proyecto socialista de Hugo Chávez, pretendiendo que pierdan la confianza en el futuro y empiecen a considerar que el socialismo no es la senda correcta. Es el momento de acelerar la consolidación de la conciencia del deber social en la inmensa mayoría de nuestro pueblo.

La contrarrevolución nuevamente subestima al pueblo venezolano, busca desmoralizarlo, desideologizarlo, desarmarlo políticamente. La campaña electoral que se avizora, el imperialismo ya la ha planteado como una brutal arremetida en contra del presidente Nicolás Maduro; es decir, en definitiva, un ataque contra el pueblo que quiere y defiende la paz.

Estamos obligados y obligadas a trabajar por la paz del país, y nuestros candidatos y candidatas, que son los candidatos de la clase trabajadora, de los estudiantes, de las mujeres, de la juventud, de los campesinos, de los indígenas, de los frentes sociales, deben emprender una verdadera cruzada de amor por todo el territorio nacional, para recorrer las calles, casa a casa en las comunidades, a fin de advertir, informar, decirle a ese pueblo que quieren confundir, el verdadero peligro que corremos.

Hay que estar muy alerta, ante las denuncias que ha hecho el presidente Maduro con sólidas bases y contundentes pruebas, sobre los planes que se trazan desde EE.UU para derrocar al Gobierno Bolivariano. Lo que sucede hoy en la frontera, en Táchira, en Zulia, en Apure, puede replicarse en cualquier región, porque desde EE.UU se apalanca la infiltración del paramilitarismo colombiano en toda Venezuela a fin de desarticular el Estado nación, escindir el territorio y saquear nuestro principal recurso, nuestro petróleo.

Bajo el legado espiritual del Comandante Eterno Hugo Chávez, nuestra misión debe ser la de seguir convocando a todos los sectores humanistas, progresistas, patriotas, revolucionarios, a continuar en la tarea de superar el modelo capitalista y acelerar la marcha hacia la transformación definitiva de nuestro modelo económico, que pese a las dificultades y al boicot del empresariado apátrida y de las fuerzas económicas internacionales, ha rendido frutos innegables.

El proyecto socialista bolivariano  logró reducir la pobreza del 66% en 1996, al 19.6% en 2013; y la pobreza extrema de 10.8% a 5.5%. En  16 años, la inversión social del gobierno bolivariano ascendió a 732 mil millones de dólares, pasando de 30% en 1999, a 64% en 2015, siendo la más alta de Suramérica; el índice de desempleo actualmente está por debajo de los 7 puntos. Grandes logros de la Revolución, que el pueblo vive a diario cuando, además, va a las escuelas y liceos bolivarianos, a las universidades, a los CDI, a las SRI, cuando participa en todas las misiones sociales, cuando recibe las pensiones, las viviendas y todos los demás beneficios que ha otorgado un gobierno con visión de inclusión y justicia social.

La única opción que tenemos, es defender el legado político, ideológico y espiritual de Chávez: el Plan de la Patria, la tesis del Socialismo Bolivariano. De lo contrario, perderíamos no sólo la Revolución Bolivariana, sino nuestra soberanía y nuestro derecho a considerarnos un Estado libre e independiente.

Llamamos al pueblo, chavista o no, a continuar, como lo ha hecho hasta ahora, defendiendo la paz y la democracia que hemos conquistado en estos 16 años, a no caer en provocaciones, ni dejarse arrastrar por el fatalismo. Que no dude ni un solo momento ese pueblo, que sigue demostrando con su coraje y resistencia ante los embates de la guerra económica y la escalada paramilitar desestabilizadora, que este Gobierno, el Alto Mando Político de la Revolución y la actual dirigencia, con Maduro a la cabeza, y con Chávez como motor moral de la Patria, superarán las adversidades y derrotarán a quienes pretenden torcer el rumbo de la paz y el socialismo hacia el caos y la guerra.

Desde aquí, mi saludo solidario y fraterno a toda la Fuerza Armada Nacional Bolivariana; a nuestros héroes de la aviación militar, mayores Ronald Ramírez Sánchez y Jackson García Betancourt, que dieron su vida por la Patria; a todo ese pueblo uniformado que es hoy la base del movimiento cívico-militar bolivariano, chavista, socialista y antiimperialista sobre el que se sustenta nuestra Revolución.

¡Viva la Revolución Bolivariana!

¡Viva Chávez!

¡Viva Maduro¡

¡Viva el Socialismo Bolivariano!

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*