Últimas Noticias
Home / Noticias / Economía / Vienen por el petróleo
Silhouette three oil pumps

Vienen por el petróleo

Por Luis Dávila/ Cuatro F

El general John Kelly, jefe del Comando Sur de los Estados Unidos, entrevistado por la cadena norteamericana CNN, asegura que dedica “unos 40 segundos” de sus oraciones matutinas a Venezuela e instantes después dice que esta situación no lo deja dormir por las noches; y pinta a su entrevistador un panorama dantesco en las ciudades venezolanas que no se corresponde con la realidad. Luego, en tono casi filantrópico, sostiene que está dispuesto a “ayudar a los venezolanos si se lo piden”. Lo cierto es que los Estados Unidos, en medio de una guerra mundial por etapas denunciada recientemente por el Papa Francisco, necesita urgentemente tomar el control de los recursos energéticos del planeta, y Venezuela alberga casi el 20% de las reservas mundiales de crudo, que actualmente son administradas soberanamente por el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

En este contexto, la guerra económica a la que se ve sometido el pueblo venezolano y la llamada de “guerra del petróleo” que ha producido un descenso aparentemente inexplicable en los precios del crudo de hasta 60% en el último año, son dos caras de la misma moneda. El proceso iniciado en Venezuela a partir del año 2003 con la derrota del paro-sabotaje petrolero y que culminó con la certificación de los casi 300 mil millones de barriles de crudo comercialmente explotables en la Faja Petrolífera del Orinoco “Hugo Chávez Frías”, son una demostración de que por primera vez en su historia el Estado venezolano tiene el control de su recurso más valioso y lo ha puesto al servicio de la población venezolana a través de las misiones sociales. Según diversos analistas, la apropiación de este inmenso caudal de energía mediante la imposición de un gobierno títere en Venezuela representa un reto de importancia capital para los intereses norteamericanos y tal vez eso explique la reactivación en el año 2008 de la Cuarta Flota en territorio suramericano, una zona en donde su poderío militar nunca ha estado en discusión. “Seamos honestos. Aunque Venezuela adquiera submarinos rusos, o que Brasil quiera desarrollar un submarino nuclear, ninguno de estos países puede presentar una amenaza militar para Estados Unidos”, decía el analista Alejandro Sánchez y lo consideraba una “respuesta” al creciente número de gobiernos en la región que no seguían los lineamientos del Departamento de Estado.

Kelly go home

“¡Miente descaradamente! Habla de productos con detalle, porque es el detalle del plan para irritar a la familia, a la mujer, y después la derecha repetir todos los días por la radio y la televisión que es un fracaso económico de la Revolución, que no satisface al pueblo. Es una guerra económica planificada al más alto nivel”, expresó el presidente Nicolás Maduro en su programa Contacto con Maduro N° 44, en el que señaló que las declaraciones de Kelly, emitidas la semana pasada por la cadena CNN, más que opiniones acerca de las realidad venezolana representan órdenes a ser cumplidas por sus agentes en el país.

Desde hace cerca de dos años la economía venezolana ha estado sometida a una estrategia mixta con elementos de acaparamiento, inflación inducida y el llamado fenómeno del bachaqueo, que produce la desaparición casi instantánea de los productos en los anaqueles por parte de equipos organizados que los compran para luego revenderlos a precios exorbitantes o contrabandearlos especialmente a Colombia. Se busca producir un descontento en la población para generar una derrota a la Revolución Bolivariana en las próximas elecciones legislativas y luego activar acciones violentas para buscar la caída del gobierno y su sustitución por otro afín a los intereses norteamericanos.

“Hay que defender la Patria profunda, el proyecto profundo. Hay que sembrar en los niños, en la juventud, en los que trabajan, en los indígenas, en la Fuerza Armada, sembrar los valores profundos, porque el imperio aspira a que el pueblo venezolano se confunda con la guerra económica, psicológica, y producto de esa confusión ponerle la garra a Venezuela otra vez”, alertó el Mandatario Nacional.

Diplomacia de paz petrolera en Arabia Saudita

Desde los primeros días de noviembre se está realizando en Riad, Arabia Saudita la IV Cumbre de América del Sur-Países Árabes (ASPA) en la cual el gobierno venezolano continuará desplegando la llamada diplomacia de paz petrolera, por la cual se busca encontrar un precio de equilibrio para el crudo, el cual sea conveniente para productores y consumidores y no genere variaciones importantes, como la que se espera ocurrirá en un futuro próximo debido a la declinación de la producción a causa de los precios devaluados. “Vamos a insistir en nuestra fórmula de una Cumbre Presidencial de países OPEP y no-OPEP para fijar una estrategia en defensa del mercado”, señaló el presidente Maduro, al confirmar su asistencia a la importante cita. En días recientes, voceros oficiales de países miembros de la OPEP como los Emiratos Árabes Unidos y Argelia han expresado su adhesión a la propuesta venezolana presentada en la reciente reunión técnica del organismo.

“No puede ser que nosotros produzcamos el petróleo y los especuladores financieros pongan el precio. No puede ser que nosotros, Rusia, Arabia Saudita, Irán, Irak, Emiratos Árabes, Ecuador, Bolivia, Colombia, Venezuela, produzcamos el petróleo con un gran esfuerzo de inversión y el sudor de los trabajadores, y vengan unos especuladores de la bolsa a poner precio”, subrayó el presidente Maduro.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*