Últimas Noticias
Home / Noticias / Venezuela: lo que está en juego el 6D

Venezuela: lo que está en juego el 6D

Por Mario Hubert Garrido

Caracas, 5 dic (PL) Más de 19 millones de venezolanos asistirán mañana domingo a la elección número 20 en 16 años, un proceso en el que está en juego el futuro de la Revolución bolivariana y su impronta regional.

El proceso, señalan por su parte analistas, está lejos de cerrar un ciclo con la votación del 6 de diciembre (6D), pues será a partir de los resultados de esa consulta -justo en enero de 2016 con la instalación de la nueva Asamblea Nacional- cuando ante el mundo el país suramericano enfile hacia uno de dos modelos antagónicos en sus esencias: el socialista o el neoliberal.

Esas cartas fueron mostradas con meridiana claridad en los actos de cierre de campaña de las organizaciones de izquierda que integran el Gran Polo Patriótico (GPP), y de otra parte por la opositora Mesa de la Unidad Democrática, menos visible y con falta de liderazgo.

El GPP, que encabeza el presidente de la República, Nicolás Maduro, sostuvo que una victoria en las urnas le permitirá consolidar y ampliar los programas sociales desarrollados por la Revolución bolivariana, que podría ser radicalizada en todos sus ámbitos.

Al decir de Maduro, esa realidad se enfrenta al plan de la oposición que pretende eliminar iniciativas dirigidas al beneficio de los excluidos históricamente, para entregar la nación a intereses foráneos, estrategia que adelantó al negociar con el Fondo Monetario Internacional.

Por su parte, la MUD apuesta por un espaldarazo en la votación, que asegura tendrá de acuerdo con encuestas que la dan como amplia ganadora en los sufragios.

De ser así, como señaló Jesús Torrealba, secretario general de la alianza de derecha, comenzaría un cambio político en Venezuela que permitirá un mejor funcionamiento económico del país y una salida a la situación adversa generada tras la caída de los precios del petróleo.

Oscar Schemel, director de la empresa consultora Hinterlaces, explicó a la misión internacional de acompañamiento de las legislativas, que las amenazas de restauración conservadora podrían ser decisivas para los resultados electorales del domingo.

Según el investigador, en los sectores más humildes está enraizado el proceso transformador que impulsó el fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013), cuyas conquistas elementales y valores -vivienda, salud, educación, empleo digno, salario, dignidad- no están dispuestos a perder.

Mientras, la oposición reduce su prédica a utilizar los problemas de la economía interna, como el desabastecimiento o la inflación, que el Gobierno señala es parte de un plan macro para caotizar el país, con el apoyo de empresarios nacionales y de Estados Unidos.

Un diplomático de la talla de Roy Chaderton, hasta hace muy poco representante de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos (OEA), aprecia mayores amenazas en las acciones injerencistas contra Caracas por parte de varios países.

El abogado alertó que todo forma parte de una maniobra para derrocar a la Revolución bolivariana y debilitar la hermandad entre los países de América Latina y el Caribe.

Chaderton fustigó en ese sentido las declaraciones del primer ministro de Gran Bretaña, David Cameron, el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, el secretario General del Consejo de Europa, Thorbjom Jagland, entre otras autoridades, quienes cuestionaron los poderes públicos de Venezuela.

En una misiva, los políticos mencionados desacreditaron la labor del Poder Judicial, y atacaron la transparencia y autonomía del Consejo Nacional Electoral (CNE).

Para el ahora coordinador Internacional de campaña del GPP, en síntesis, lo que se decide también este 6 de diciembre, es la idea bolivariana, el concepto de integración, de solidaridad, de hermandad.

Este proceso electoral tiene lugar además en medio de una arremetida mediática, sobre todo en lo internacional y en las redes sociales, que presentan falsas matrices de opinión sobre un Estado fallido y que aventuran incluso criterios de una necesaria intervención foránea para resolver la supuesta crisis.

Los propios invitados internacionales a las elecciones manifestaron a Prensa Latina que su apreciación sobre el país dista del escenario que presentan a menudo las transnacionales del periodismo.

En ese contexto, autoridades venezolanas y también integrantes de la misión de acompañamiento de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), hacen llamados a que la población vote de manera pacífica y con apego a principios democráticos.

También instan a los partidos en pugna a que acepten los resultados de la jornada, que darán a conocer cuando sean irreversibles, según el CNE, al final de la noche del próximo domingo.

Sin embargo, de perder esta elección, la derecha local y mundial adelantó que cantará fraude, sin descartar acciones violentas, pero de las que responsabilizarán al Gobierno por violar derechos humanos en medidas represivas ante brotes de descontento popular.

Manifestaciones callejeras violentas de ese tipo, como las llamadas guarimbas -a inicios de 2014- con saldo de 43 fallecidos y más de 800 heridos, son apenas referentes de un trágico pasado al que nadie espera regresar.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*