Últimas Noticias
Home / Opinión / Columnas / Un nuevo por ahora
Teniente Coronel Hugo Chávez Frías, en la intentona golpista del 4 de Febrero de 1992
Teniente Coronel Hugo Chávez Frías, en la intentona golpista del 4 de Febrero de 1992

Un nuevo por ahora

Freddy J. Melo

08/01/2016

El resultado del 6D es un revés asimilable, una derrota táctica que puede convertirse, si se dan los pasos justos, en una victoria estratégica.

El comandante Chávez, quien estudió al Libertador con la mayor profundidad y acudió a él como fuente paradigmática, probó su capacidad para levantarse de las caídas. Es esa la marca de los grandes. Bolívar, tras cada República frustrada, tras el desconocimiento por lugartenientes, tras los descalabros (“vencido es más temible que vencedor”), tras las traiciones y los intentos de magnicidio, Bolívar, “el loco de Pativilca” o “el hombre de las dificultades”, apenas derrotado por la muerte, y ni eso, porque sabe despertar con los pueblos, es el supremo guía de la revolución y lo fue de su líder fundador, y hoy día quien recoge el testigo asume el magisterio de ambos.

Un nuevo “por ahora” viene a significar para las multitudes bolivarianas y chavistas una inyección de fortalecimiento interior y preparación para seguir adelante.

La oposición, jugándose al resto el plan A mientras mantenía listo el disparador del B (y lo sigue manteniendo), pudo acumular la totalidad de su votación y simultáneamente neutralizar un fuerte sector nuestro y desorientar una parte, lo cual le sirvió para un triunfo que, no obstante su apariencia impresionante, no pasa de ser táctico y puede convertirse en derrota estratégica. Tal desarrollo es posible porque se trata de un logro edificado sobre la mentira. La fuerza de la verdad contiene el potencial requerido para revertir el daño y avanzar.

Perdimos este encuentro, claro que por los errores suficientemente detectados, pero sobre todo, en mi opinión, porque la lucha ideológica no se ha desarrollado en toda la magnitud necesaria para inmunizar contra la mentira sistemática, y ello toca no solo a la base popular, sino también a personas en posiciones que les demandan ser factores primordiales de esa lucha. freddyjmelo@gmail.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*