Últimas Noticias
Home / Noticias / Trabajadores en defensa de Cantv
cantvweb

Trabajadores en defensa de Cantv

Carlos Machado Villanueva

En las afueras de su sede principal en Caracas, el inclemente sol no impidió que las y los trabajadores se concentraran al final de la mañana del 15 de diciembre para repudiar los intentos reprivatizadores expresados en las recientes declaraciones de voceros derechistas, como es el caso del expresidente de la Cantv privatizada, Gustavo Roosen, justo al cumplirse 16 años de la aprobación por primera vez en referéndum popular de la Constitución de la República Bolivariana.

Las ansias privatizadoras han resurgido tras el revés electoral del chavismo en las pasadas elecciones del 6 de diciembre, ya que la nueva mayoría parlamentaria intentará echar para atrás la nacionalización de la Cantv.

La marcha, que partió de la avenida Libertador, llegó a Miraflores, donde fueron recibidos por el presidente Nicolás Maduro, quien pidió a las y los trabajadores de Cantv crear un plan de mejoramiento, ampliación y rectificación de todos los servicios de la compañía.

Antes de la privatización el monopolio privado solo ofrecía servicios de telecomunicaciones en zonas de alta densidad poblacional que considerase económicamente rentables, por lo que el 60% del territorio fue excluido del derecho a las comunicaciones modernas, proceso que ha sido revertido desde el año 2007, cuando la Cantv fue nacionalizada. Hoy 88% de los venezolanos tienen acceso a alguna fuente de internet y las telecomunicaciones llegan hasta los más recónditos pueblos de la geografía venezolana.

A dos años de la nacionalización de la Cantv, el Estado venezolano ya había recuperado los 1300 millones de dólares invertidos para tener el control de la estratégica empresa, gracias a los dividendos obtenidos por la estatal de telecomunicaciones y sus filiales.

En aquella fecha el Comandante Chávez señalaría que en los años en que la empresa estuvo privatizada, las ganancias generadas se fugaban del país o pertenecían a una minoría, y que desde su adquisición por parte del Estado venezolano, 50% del dinero se destina a los trabajadores y la otra mitad se asigna a los proyectos de beneficio social.

“Es bueno que precisemos bien esto, todo ese beneficio, miles de millones de bolívares se iban del país, pero ahora se quedan aquí; pero no se quedan para engrosar las cuentas bancarias de una burguesía o de unos pequeños grupos”, puntualizaría Chávez en mayo de 2009.

Una barrera moral

“Hoy lo que nos convoca a la calle es una amenaza creíble. Los voceros oficiales y oficiosos de la derecha local e internacional están amenazando con privatizar las distintas empresas de servicios”, expresó en su intervención el presidente de Cantv y ministro para la educación universitaria, ciencia y tecnología, Manuel Fernández.

Al destacar la presencia masiva en la concentración y catalogar de “fuerza potente” a los trabajadores de Cantv, Fernández dijo además, que la movilización está “diciéndonos a nosotros, diciéndoles a ellos, diciendo a quien quiera tomar desde la derecha y desde el plan neoliberal y privatizador esta empresa nuevamente, que se va a conseguir con esta gigantesca barrera humana esta aquí frente a esta tarima”.

El servidor público sentenció “que aquí no solo hay una barrera humana sino también una barrera moral. No vamos a dejar que nos devuelvan a la pesadilla que ya vivimos”.

“Hay testimonios suficientes de hombres y mujeres de la Cantv sobre la pesadilla que significó la privatización de la Cantv, y hay testimonios suficientes a lo largo y ancho de la Patria de lo que fue la noche oscura del neoliberalismo desde finales de los 80 hasta finales de los 90 del siglo pasado”.

Aquí resistiendo

Por su parte, el trabajador de la Cantv y vocero, de nombre Dickson, recordó frente a sus compañeros concentrados haber “vivido las alegrías en mi empresa, pero también he vivido las amarguras. Recuerdo en ese tiempo esa privatización, donde nosotros, una gran mayoría, quienes confrontamos aquí la cosa, nos quedamos aquí en Cantv resistiendo”.

“Estábamos prácticamente arrodillados. Los privatizadores se inventaron una guerra psicológica, e inventaron el “impacto tecnológico”. Antes éramos casi 24 mil trabajadores, y cuando ellos estaban a aquí, que privatizaron la empresa, quedaron por lo menos 6 mil trabajadores”, dijo.

Y agregó que fue gracias a la nacionalización ordenada por el Comandante Hugo Chávez que hoy la nómina de Cantv asciende a 15 mil trabajadores en todo el país.

De igual modo destacó los beneficios aportados por esta estratégica empresa ahora en manos del Estado, como en el caso de la entrega de computadoras “canaimitas” a estudiantes de educación pública primaria y secundaria, y de las llamadas “tabletas” a estudiantes universitarios en todo el país.

“Hoy más que nunca tenemos que decirle al mundo que no van a privatizar la Cantv, porque es del pueblo, señores; y no la van a privatizar, eso no lo van a hacer, y esos apátridas no volverán”, expresó.

Comités de defensa

El vocero del Comando Bolivariano de las Telecomunicaciones (CBT), Leonardo Molina, dijo al consultársele su opinión sobre la reprivatización de Cantv que ante estas intenciones de la derecha parlamentaria, los trabajadores junto a las mesas técnicas de telecomunicaciones han iniciado una de movilización “en defensa de la Revolución, en defensa de la Constitución y de las empresas estratégicas de nuestra nación”.

“La derecha, que ha tomado circunstancialmente la mayoría en la Asamblea Nacional, se va encontrar con miles de trabajadores, con miles de comunidades organizadas que venimos trabajando en las telecomunicaciones para el pueblo, no aceptaremos retroceso en la estratégica decisión que tomó el presidente Chávez de nacionalizar nuestra empresa. Para ello venimos constituyendo en todos los estados comités de defensa de la Cantv”.

Relegaron al pueblo

La trabajadora y también militante del CBT, Aylenis Ferrera, recordó por su parte cómo el hoy diputado derechista recién electo, Henry Ramos Allup, en el año 1991 levantó su brazo en el extinto Congreso Nacional entonces como diputado del partido AD, para aprobar la privatización de nuestras empresas estratégicas.

Y catalogó de genocidio laboral el despido entre 1991 y 1993 de más de 17 mil trabajadores, de una nómina de 24 mil, por orden del para entonces presidente de Cantv, Gustavo Roosen.

“No solamente eso, sino que además relegaron al pueblo venezolano a no tener acceso a las telecomunicaciones”, quienes pasaron de tener unas tarifas de 47 bolívares a unos aumentos trimestrales de las tarifas, lo que significó “en el primer año más de 3000% de aumento”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*