Últimas Noticias
Home / Noticias / Seguiremos escuchando tu guitarra, Edgard Alexander

Seguiremos escuchando tu guitarra, Edgard Alexander

Por Carlos Machado Villanueva

20/03/2016

El pasado viernes 18 de marzo falleció a los 70 años el compositor venezolano de pop-rock, Edgard Alexander (Edgard Quintero), y  para quienes disfrutamos sus canciones -20 de las cuales ocuparon los primeros lugares de preferencia de los melómanos-, se trata de una muy sentida pérdida, más  aún al constatar que su obra  no sólo fue invisibilizada por la industria de la radiodifusión sonora privada; sino además por la radiodifusión pública, y a pesar de estar en manos de la revolución bolivariana, uno de cuyos objetivos estratégicos es reforzar nuestra identidad cultural.

Al igual que otros y otras, este escribidor se enteraría, ciertamente,  a través de la radio Alba Ciudad 96.3 FM, perteneciente al ministerio para la cultura, el colmo es que ello no hubiese sido así. El conductor del programa sabatino que reseñaba la desaparición física de este creador musical, pasaría trabajo tratando de hilvanar algunos datos con la ayuda de su memoria para no quedar mal, lográndolo a duras penas, viniendo en su ayuda amigos del malogrado compositor presentes en su funeral que vía telefónica comentarían la infausta noticia con aquel.

Quienes de algún modo estuvimos pendiente de su trayectoria, nunca dejamos de ponderar el trabajo musical de  Edgard Alexander, aun y a pesar de larguísimos períodos de incertidumbre de parte nuestra acerca de su quehacer creativo,  ello, producto  tal vez de esa odiosa invisibilización que promueven nuestras radioemisoras, las privadas, difundiendo basura antimusical alienante y sexualizante precoz de la infancia;  y las públicas, enfrascadas en un “salserismo” extremo, o sino en un “hihopismo” no menos intenso, ambos homogeneizantes del gusto musical.

Si analizamos las letras de sus canciones y su melodía nos percataremos que este cantautor zuliano nacido en 1945 era poseedor de un don que a pocos nos he dado en esta vida, la sencillez, incluso la sencillez poética.

Sus temas pegaban rápido porque estaban cargados de una sencillez, se podría decir que hasta amorosa. Es más, estos se ubicaron siempre  a buena distancia de la cursilería del  repetitivo “te amo y tu me amas” ramplón de cantadorcitos (as) del “show bussines” que la vomitiva industria cultural capitalista produce en serie cual salchichas.

Quién puede olvidar temas como “Una guitarra escuché”, o “Por ti,  mujer”, “Buenos días sol”, “El cisne”,  “Soy poeta”,  o incluso temas popularizados por otros cantantes, como en el caso de  “El hombre de la cima” o “El guía”, cedidas por Alexander al baladista venezolano José Luis Rodríguez por allá a finales de los 70, ambas de gran éxito nacional e internacional.

Donde quieras que te encuentres, compatriota Edgard Alexander, estoy seguro que en tu mente y con tu guitarra a cuestas seguirás forjando ese mundo “lleno de alegría, fantasía y color” que siempre quisiste para ti y para nuestro pueblo

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*