Últimas Noticias
Home / Noticias / Cultura / Se nos fue Anselmo López, el eterno rey de la bandola llanera

Se nos fue Anselmo López, el eterno rey de la bandola llanera

Caracas, 16 feb.- A sus 82 años de edad, Anselmo López, reconocido como el Rey de la Bandola, falleció en Barinas, el pasado 14 de febrero el ministro, oriundo del estado Barinas, López fue uno de los músicos venezolanos reconocido a nivel internacional, gracias a su virtuosismo en la ejecución de la bandola.

Nacido en un caserío de Chaparrito, estado Barinas, el 21 de abril de 1934, Anselmo sintió desde muy pequeño atracción por la música, debutando en este arte con el cuatro y el arpa. Sin embargo, no fue sino hasta los 12 años de edad que tocó por primera vez una bandola, construida por él mismo con totuma.

Desde ese momento, nació su pasión por este tradicional instrumento de los llanos venezolanos, a través del cual interpretó las mejores melodías y canciones que rescataron a la bandola del olvido en el que se encontraba inmerso durante las décadas de los 40, 50 y 60.

Su primera presentación fue en el programa Fiesta Criolla, transmitido por Radio Barinas, en el año 1963, refiere el portal web de la Casa del Artista. A partir de ese día, su carrera profesional como bandolista fue en ascenso hasta grabar más de 75 discos, 27 LP y siete CDs.

El talento de López fue más allá de sólo interpretar piezas musicales, el artista agregó a cada nota su toque personal a través de la técnica de ejecución conocida como el “jalao” o “segundeo”, combinación del plectro y el de la propia uña del bandolista, cuyo sonido se ha convertido en el sello característico de sus canciones.

El Rey de la bandola, que en 2002 recibió el Premio Nacional de Cultura, mención música, ha sido inspiración para cientos de jóvenes venezolanos.

Entre su largo repertorio de composiciones se pueden destacar Alborotao, Bandola de Chaparrito, Carnaval espellejao, El gavilán primito, Galerón barinés, La catira vieja, San Lorenzo, Mi viejo Querido, Las tres damas, Te llevaste mi querer y Zumbador.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*