Últimas Noticias
Home / Noticias / Internacionales / Red Voltaire denuncia doble rasero de EE.UU. hacia Siria
Zona-de-Exclusion-678x330

Red Voltaire denuncia doble rasero de EE.UU. hacia Siria

Por Miguel Fernández Martínez*

Damasco (PL) El intelectual francés Thierry Meyssan denunció la doble política que se aplica para el conflicto sirio, ejecutada desde poderosos círculos de poder en Estados Unidos y en el seno de la Organización de Naciones Unidas.

En un artículo publicado en el sitio digital Red Voltaire, bajo el título “Dos espinas en el pie de Obama”, el analista galo explica que, a pesar de los esfuerzos que realiza el presidente norteamericano, Barack Obama, para aplicar los recientes acuerdos entre Estados Unidos e Irán, el mandatario enfrenta dos importantes obstáculos.

Según Meyssan, uno de estos escollos políticos es el grupo liderado por el general David Petraeus, exdirector de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y actual analista en jefe del fondo de inversiones Kohlberg Kravis Roberts.

Petraeus es un firme defensor del proyecto Juppé-Wright, que plantea la fragmentación de los territorios sirio e iraquí, y la creación de dos nuevos estados, uno sunnita y otro kurdo, cambiando el mapa político del Medio Oriente.

En este grupo -comenta Meyssan- están presentes el general John Allen, quien fue segundo de Petraeus y hoy es el enviado especial del presidente Obama para la lucha contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI), y la ex secretaria de Estado y actual aspirante a la nominación como candidata a la presidencia de Estados Unidos por el Partido Demócrata, Hillary Clinton.

Otras relevantes figuras que comulgan con este grupo son el actual presidente de la Comisión del Senado estadounidense para las Fuerzas Armadas, el senador John McCain, y el principal aspirante a la nominación del Partido Republicano como candidato a la presidencia de EE.UU., Donald Trump.

El artículo publicado en la Red Voltaire explica cómo el general Allen reveló a un grupo de periodistas del diario New York Times supuestos acuerdos entre EE.UU. y Turquía para crear una zona de seguridad en la frontera turco-siria, lo que provocó una reacción inmediata del diario neoyorquino, denunciando lo que consideró una violación de la Carta de la ONU.

Esto provocó, agrega Myessan, que la Casa Blanca desmintiera las afirmaciones de Allen y confirmara que su “prioridad” estaba en combatir al EI con fuerzas que insisten en calificar como “moderadas” y en cooperación con las milicias sirio-kurdas (YPG).

El análisis de Meyssan destaca además el reciente incidente ocurrido en territorio sirio, cuando el 29 de julio último, 20 integrantes del grupo rebelde entrenado por EE.UU. en Turquía fueron secuestrados en territorio sirio por miembros de la banda terrorista Frente al-Nusra, brazo armado de al-Qaeda.

Aunque en un primer momento se acusó al gobierno turco de traicionar el plan secreto de infiltración, para Meyssan todas las evidencias recaen sobre el propio general Allen, de mantener vínculos con los grupos yihadistas de al-Nusra.

El segundo escollo que enfrenta Obama para enfrentar la crisis en el Medio Oriente -explica- radica en la ONU, en la persona del secretario general adjunto a cargo de los Asuntos Políticos, el norteamericano Jeffrey Feltman.

Este funcionario, un diplomático con larga data y experto en asuntos del Oriente Medio, estuvo a cargo de la región kurda en Iraq y cumplió misiones en El Líbano.

Según el análisis publicado en la Red Voltaire, Feltman, ya investido como alto funcionario de la ONU, se esforzó por sabotear el acuerdo entre EE.UU y Rusia sobre el conflicto sirio y se unió al grupo del general Petraeus para empujar a Francia a reactivar la guerra.

Meyssan explica que Feltman es el responsable de la redacción de un plan de capitulación total e incondicional de Siria, donde quedaba abolida la Constitución de este país árabe, se destituía al presidente Bashar al-Assad, se disolvía la Asamblea del Pueblo y se ordenaba el arresto, juicio y condena de 120 dirigentes sirios.

También decretaba la disolución de la Dirección de Inteligencia Militar, la Dirección de la Seguridad Política y la Dirección de la Seguridad General; y se imponía la liberación de los “prisioneros políticos”.

Añade el trabajo publicado en la Red Voltaire que después del fracaso de la misión especial de Lakhdar Brahimi, como mediador en el conflicto sirio, Jeffrey Feltman impulsó la designación de Staffan de Mistura, a quien ya conocía desde los tiempos de su estancia en Iraq, y quien mantenía contactos con Petraeus y Allen, cuando fue representante de la ONU en Afganistán.

Por su parte, a pesar de su discurso “conciliador”, De Mistura se ocupó de tratar de imponer el plan diseñado por Feltman, presentándolo ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

Meyssan insiste en que tanto De Mistura, como el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, estaban tratando de que el Consejo de Seguridad renunciara a sus prerrogativas y obligara a Siria a firmar un texto vago que permitiría a la OTAN ocupar el país e implementar la capitulación de Damasco.

El analista francés destaca la actitud del representante de Venezuela en el Consejo de Seguridad, embajador Rafael Ramírez, quien presentó dos objeciones respecto al plan propuesto por De Mistura.

Venezuela insistió en que el comunicado de la Conferencia Ginebra I contradice la Carta de Naciones Unidas, y que no basta con limitarse a decir que se está luchando contra el terrorismo, sino ayudar realmente a Siria en su lucha contra el Frente al-Nusra  (al-Qaeda) y el grupo Estado Islámico.

También Ramírez llamó a dejar de alimentar a esas dos organizaciones, poniendo fin a la entrega de armas y a la fabricación o manipulación de pseudo grupos rebeldes, de claro corte takfirista.

Según la Red Voltaire, poco podrá hacer el presidente Barack Obama, mientras los buitres de la guerra sigan acechando a la paz en el mundo.

 

*Corresponsal de Prensa Latina en Siria.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*