Últimas Noticias
Home / Noticias / Internacionales / Parlamentarios del Sur claman respeto para Venezuela

Parlamentarios del Sur claman respeto para Venezuela

Por Mario Hubert Garrido *

Caracas (PL) Integrantes de la Red Parlamentaria por la Soberanía y la Unidad Latinoamericana y Caribeña llegaron a Caracas para reclamar respeto para Venezuela y enfrentar los ataques de una derecha decidida a derrocar gobiernos progresistas de la región.

La segunda sesión plenaria del Congreso de la Patria, el pasado 19 de abril, foro convocado por el presidente de la República, Nicolás Maduro, se convirtió en el espacio esperado para que los legisladores decidieran aunar voces en favor de la verdad.

Una de las participantes en la cita, la diputada cubana Aixa Hevia, fue de las primeras en señalar a Prensa Latina que la izquierda está urgida de nuevos espacios en los cuales enfrenten las campañas difamatorias de los aliados de los grandes medios de comunicación.

En ese sentido, la también vicepresidenta de la Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional de la isla, apuntó a continuar trazando estrategias y de esa manera llevar la realidad y la memoria histórica sobre todo a los jóvenes y a los pueblos.

Hevia además alabó los logros de 17 años de Revolución bolivariana, pero alertó sobre las amenazas que se ciernen sobre ellos, a partir de planes golpistas y de una contraofensiva neoliberal que intenta revertir conquistas sagradas, sobre todo en educación y salud.

POR UNA ZONA DE PAZ

Las actuales maniobras de la oligarquía puestas en práctica en países como Venezuela, Brasil, Ecuador, Nicaragua y Bolivia, entre otros, fue eje de atención en los debates entre los parlamentarios del sur.

Al respecto entregaron a Maduro un Manifiesto, que si bien reconoce los programas sociales impulsados desde las diferentes latitudes y con formas propias para mejorar la calidad de vida de sus naciones, también convoca a una solidaridad más activa y militante para defender lo alcanzado y consolidar a la región como territorio de paz.

Según el documento, los pueblos latinoamericanos y caribeños han visto disminuir los índices de pobreza y desigualdad, y mejorar su acceso a derechos básicos como la salud y la educación, de los que históricamente fueron marginadas las amplias mayorías.

Gracias al esfuerzo de gobiernos progresistas como los de Maduro, Dilma Rousseff, Rafael Correa y Evo Morales, la región se consolidó como zona de paz, democracia e inclusión social, agregó.

Por estas razones la Red criticó los intentos por derrocar a las fuerzas de izquierda en el poder y llamó a defender las conquistas sociales a través de la lucha en democracia y la movilización popular.

En tal sentido, ese organismo también mostró su apoyo con las víctimas del terrorismo perpetrado por parte de la derecha venezolana durante las manifestaciones violentas de 2013 y 2014, y respaldó su lucha contra la impunidad que pretende ser impuesta por la actual mayoría legislativa en este país.

Además exigió la derogación inmediata del Decreto Ejecutivo, emitido por el presidente Barack Obama en marzo de 2015 y prorrogado otro año, que declara a Venezuela como una amenaza a la seguridad de Estados Unidos.

De otra parte, repudió las tentativas golpistas en contra de la presidenta de la República Federativa de Brasil, Dilma Rousseff, considerándolas como un grave atentado a la democracia en ese país y América Latina.

En el documento se exige además el fin del bloqueo económico, financiero y comercial contra Cuba, como lógico resultado del proceso de normalización de relaciones entre el Estado caribeño y la nación del norte.

EL SER HUMANO EN EL CENTRO

Sobre ese texto, varios analistas señalaron su profundo carácter humanista, donde las personas, sin tinte político, son el centro de la política y la igualdad.

A partir de ahí, concluyen, los representantes de América Latina y el Caribe repensaron su desarrollo, ahora concebido desde el Sur y para el Sur, lo que genera nuevos instrumentos para el manejo de una política exterior soberana.

En esa dirección, los legisladores identificaron como un escenario genuino de integración a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), organismo que además permite consolidar la unidad en la diversidad, promoviendo los intereses de la región.

Exhortaron además a todos los gobiernos, parlamentos y pueblos a no retroceder ni vulnerar los derechos conquistados en la lucha democrática, y a seguir avanzando para alcanzar el ejercicio pleno y universal de los mismos, dentro de la cooperación Sur-Sur.

Asimismo apoyaron la lucha de los Estados Miembros de la Comunidad del Caribe por la reparación del genocidio de pueblos nativos y la esclavitud de comunidades africanas en esa zona.

El rechazo a cualquier tentativa de retomar una agenda neoliberal en la región fue otro de los acuerdos de los parlamentarios, a partir de los efectos destructivos que esa política tuvo durante los años 90, en particular la privatización y la explotación desmedida de los recursos naturales, solo con intereses comerciales.

Además rechazaron el uso de los Parlamentos para desestabilizar y derrocar los gobiernos democráticamente electos, y en defensa de intereses transnacionales.

 

*Corresponsal Jefe de Prensa Latina en Venezuela.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*