Últimas Noticias
Home / Noticias / Palo al Tiburón

Palo al Tiburón

Por Modaira Rubio/ Cuatro F

El proceso de liberación nacional bolivariano y chavista que avanza en Venezuela, está en permanente amenaza, pues se opone a los planes que tiene el imperialismo para la dominación hegemónica de América Latina y el Caribe.

Las recientes acciones injerencistas de EE.UU y sus aliados en la región y en otros continentes, son parte de una escalada de violencia diplomática, política y financiera sostenida contra el pueblo venezolano para minar su ánimo y su voluntad. El objetivo es claro, lograr que el pueblo deje de apoyar a la Revolución Bolivariana en las próximas elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, donde la alianza perfecta del Gran Polo Patriótico Simón Bolívar se perfila como la opción con mayor respaldo del electorado.

Así como en los tiempos de la socialdemocracia, la disfrazada dictadura adeco-copeyana pretendió borrar a Bolívar de la esencia de la venezolanidad, ahora pretenden sacar a Chávez del corazón del pueblo. Por ello es fundamental, la defensa consciente de las conquistas históricas que hemos obtenido la mayoría de las venezolanas y venezolanos en los últimos 16 años.

El presidente obrero Nicolás Maduro, ha reconocido ante el mundo que nadie pone en duda que actualmente existen dificultades sociales, económicas y políticas producto de la conspiración internacional y de fallas que se han podido cometer; pero estos escollos solo pueden ser superados con la organización y movilización de la clase trabajadora junto al gobierno bolivariano.

Compra de conciencias

Como parte de la ofensiva imperialista, por ejemplo, se están buscando personas que, sin ética, le ponen precio a su conciencia para orquestar un plan de terrorismo mediático internacional que afecte la credibilidad de las instituciones venezolanas; tal es el caso de la huida del país y las falsas declaraciones sobre el caso de Leopoldo López, del exfiscal Franklin Nieves.

Y sin duda buscarán a los más débiles ideológicamente, a los más ambiciosos, o a los más temerosos, para ofrecer dólares a cambio de traición a la Patria, porque más allá de la continuidad del proceso revolucionario, está en juego la estabilidad del país, su integridad territorial y su existencia como nación. Recordemos el triste trayecto recorrido por los países ocupados por tropas militares extranjeras: guerras civiles, separaciones, crisis humanitaria.

Quieren meternos miedo

El propósito de las recientes declaraciones del general John Kelly, Jefe del Comando Sur, la temible flota que recorre como un hambriento escualo las costas del hemisferio, sin duda tratan de amedrentar al pueblo.

Esas advertencias, donde insinúa que está en su agenda actuar militarmente en Venezuela, forman parte de la guerra psicológica para desmoralizar a las mayorías y apuntan a que la gente piense que es mejor “salir del chavismo para que no nos invadan los gringos”.

En ese mismo sentido, se orientó la fallida campaña diplomática para impedir sin éxito, la reelección de la República Bolivariana de Venezuela en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Las mafias del cartel petrolero

Parte de la escalada son las recientes y agresivas declaraciones del presidente de la República Cooperativa de Guyana, David Granger, negando cualquier paso a embarcaciones venezolanas por aguas del Esequibo.

Granger, militar retirado, hace maniobras en los municipios Cuyuní y Mazaruni; hace alocuciones soeces, llama al gobierno venezolano adversario; es decir, provoca abiertamente. Quiere llevarnos a un conflicto bélico, no con el pueblo guyanés, sino con las mafias del cartel petrolero encabezadas por la Exxon. No sería la primera vez que una transnacional norteamericana esté azuzando una guerra o una invasión. Las petroleras fueron las principales promotoras de la invasión a Libia.

Tensiones con Colombia

En medio de un estado de emergencia en la frontera, que sin duda ha generado algunas tensiones, el comandante del Ejército colombiano, general Alberto Mejía, se atreve a asegurar que los líderes del Comando Central del Ejército de Liberación Nacional (ELN) se encuentran en territorio venezolano, tras producirse un ataque que según el jefe castrense neogranadino fue planificado con instrucciones dadas desde Venezuela.

Nada de eso es casual; es parte de un plan muy meticuloso para aniquilar la Revolución Bolivariana y exterminar la esperanza socialista en América Latina y en el mundo, donde el proyecto político de Hugo Chávez es considerado una opción para implementar un modelo alternativo al capitalismo inhumano.

Una justa demanda

El presidente Nicolás Maduro anunció que demandarán al gobierno de EE.UU por el Decreto Obama, que desde el 9 de marzo del presente año se erige como una amenaza en contra de nuestra democracia socialista.

“Ustedes saben todo lo que he hecho para tener relaciones de respeto, normales, de conversación con el presidente Obama. Saben la batalla que dimos contra el decreto; y está pendiente; Venezuela va a presentar una demanda en los propios Estados Unidos por ilegalidad internacional del decreto que amenaza a Venezuela desde el 9 de marzo de este año”, aseguró el Mandatario.

Si lo ves que viene….

El presidente obrero propuso la reactivación de los Comandos Antigolpe para aplastar la conspiración internacional, pues la nueva escalada injerencista norteamericana intenta socavar la soberanía nacional y negar el derecho a la vida de miles de personas, como sucede ahora en Irak, Afganistán, Libia, Siria y Ucrania, solo por citar algunos ejemplos.

La oposición apátrida, la contrarrevolución, avala estas acciones aberrantes contra nuestra soberanía, demostrando que no les importa en lo más mínimo la existencia del pueblo venezolano; pero la gran mayoría de los hombres y mujeres de Venezuela no dejarán pasar una agresión en contra de la Patria.

La unidad de los sectores revolucionarios es crucial, pero el mayor esfuerzo debe ser desde la militancia para incorporar a todas aquellas ciudadanas y ciudadanos patriotas, nacionalistas, que aman a su país, a la contraofensiva para quebrar la conspiración apátrida de quiénes piensan “salir de Maduro como sea”, incluso a costa de la vida de cientos de miles de inocentes, de la paz y de los intereses de la nación.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*