Últimas Noticias
Home / Noticias / Oscar Schemel: En Venezuela hay “un proceso de inclusión social irreversible”

Oscar Schemel: En Venezuela hay “un proceso de inclusión social irreversible”

Según las investigaciones de la empresa de estudios opinión que dirige, el 60 por ciento de los encuestados se muestran de acuerdo en que debe ser el gobierno del presidente Nicolás Maduro el que dé solución a los problemas actuales del país y no uno de oposición

Por Carlos Machado Villanueva

Caracas, 13 sep.- El analista  y director de la empresa encuestadora Hinterlace, Oscar Schemel, sostuvo este domingo que las elecciones parlamentarias del 6 de  diciembre en Venezuela serán un proceso turbulento y marcado por una elevada  polarización entre dos visiones de sociedad, una más justa e igualitaria, con mayor participación social y popular, representada por el chavismo y otra que pretende restaurar el modelo de exclusión y restablecer los códigos neoliberales, nucleada en la llamada Mesa de la Unidad Democrática

En el programa televisivo  de entrevistas “José Vicente Hoy”, Schemel precisó que “hay una opción post neoliberal, postcapitalista y una visión que pretende devolvernos a una etapa superada de economicismo, primacía del mercado, privilegios”,  y que “lo que estamos observando no solamente en Venezuela sino en el mundo entero es una vuelta al Estado, es una vuelta a la política, es una vuelta a la ideología, el Estado como rector de la economía”.

Una arremetida

Referente a que si ello es lo que ocasiona la reacción tan violenta de los representantes de esa política neoliberal del pasado, el entrevistado señaló que “hoy hay una arremetida de las fuerzas que pretenden establecer nuevamente los modelos neoliberales”.

“Es una arremetida que tiene como justificación la crisis económica, la caída de los precios del petróleo, la dificultad para establecer un modelo de economía productiva por parte de las fuerzas revolucionarias, y además porque observan debilidades en el discurso y debilidades en la convocatoria, como consecuencia fundamentalmente de la ausencia del Comandante Chávez, que tenía una gran capacidad. Una gran capacidad  para movilizar, convocar, persuadir, resignificar la realidad y la cultura popular”.

Preguntado acerca de si el presidente Nicolás Maduro no tiene una capacidad similar, Schemel indicó que “está comenzando a manejar un discurso”,  aunque reiteró que la ausencia de Chávez “siempre es un déficit”, no obstante considera necesario “que hay que superar algunos códigos”.

“El proyecto bolivariano inicia una nueva etapa, entre otras cosas, porque el país no es el mismo de hace quince años. Han surgido nuevas demandas, nuevas expectativas por parte de la población y eso obliga no solamente a renovar el guión, el discurso; obliga también a repensar el modelo productivo, el modelo de producción, el modelo de protección social; es necesario repensar el modelo de protección social. Hay que dar un énfasis mayor o establecer un foco mayor sobre el aspecto productivo”.

El analista político señaló que si bien el proyecto bolivariano visibilizó a los excluidos, los dignificó y los empoderó, a partir de ahora de lo que se trata es de ponerlos a producir.

En referencia a lo que perciben sus estudios de la gente en las colas para adquirir productos, Schemel indicó que “hay descontento”.

“De hecho hoy está ganando el descontento, no la oposición. Hoy gana el descontento, de cara a la próxima contienda electoral”.

La identidad chavista

Acerca de si es o no  correcto decir a priori que esa situación anímica influirá en los resultados electorales, señaló que “el descontento, evidentemente, es un elemento fundamental en cualquier proceso electoral, gestionar el descontento”.

“Sin embargo, a pesar del descontento, el chavismo tiene una extraordinaria capacidad de recuperación. Con el ‘Dakazo’ la valoración positiva de la gestión del presidente Maduro subió once puntos y le permitió ganar las elecciones municipales con amplio margen”.

En este mismo orden de ideas,  Schemel considera que la movilización alcanzada por el gobierno del presidente Maduro en rechazo al Decreto del presidente Barack Obama contra Venezuela, incorporando incluso a los movimientos sociales y a los ciudadanos, “le permitió al presidente Maduro también incrementar la valoración positiva de gestión y acentuar la identidad chavista”.

“Y así, cada vez que se toman medidas, cada vez que se le otorgan banderas, metas; cada vez que se moviliza la población en función en un horizonte claro, el chavismo se recupera”.

Consultado si se hay resultados en la valoración de gestión ante las últimas acciones del Ejecutivo en la frontera con Colombia, el analista sociopolítico señalo que “en este momento el cierre de la frontera y su asociación a los beneficios de reducir el desabastecimiento, controlar el contrabando, igualmente el Operativo de Liberación del Pueblo (OLP), ya significa que es percibido como una iniciativa contundente para reprimir y reducir la delincuencia”.

“La gente está pidiendo mano dura y justa, la gente está pidiendo respuestas frente a los temas fundamentales, la inseguridad y los temas económicos. La gente no anda buscando un culpable, anda buscando soluciones. Por eso la extraordinaria capacidad que tiene el chavismo para recuperarse”.

Más allá de los episodios electorales

Según Schemel, si algo caracteriza al proceso bolivariano es que va más allá de los episodios electorales, ya que “este es un proceso de inclusión social irreversible”.

Acerca de la interpretación de ese más allá por sectores de la oposición, en el sentido de “participar por participar” electoralmente, pero buscando desembocar en una ruptura del orden constitucional, Schemel coincidió con este enfoque.

“Las fuerzas más reaccionarias de la sociedad, tanto aquí como fuera del país, están apuntando a la caotización, a la neurotización del país. Ente otras cosas porque no hay alternativas”.

Refirió el caso de los resultados de sus encuestas cuando le consultan a la gente acerca de si es más conveniente que los problemas los resuelva un Gobierno chavista o uno de oposición.

“La mayoría, cerca del 60 por ciento, prefiere que el Gobierno (de Nicolás Maduro) resuelva los problemas. ¿Qué quiere decir eso? Que hay un respaldo mayoritario al modelo de inclusión; que la gente no está pensando en una transición”.

¿Eso no es pasividad, inercia?

No, ahí hubo un proceso de maduración social y política. Hay una conciencia social en el venezolano, profunda, ideologizada, politizada, a favor de un modelo de inclusión social, pero también a favor de un modelo económico mixto, con diversas formas de propiedad y de gestión.

Siempre con base a sus estudios de opinión, Schemel refirió que estos reflejan el deseo de la gente de que se produzcan cambios, y que estos “están más asociados a la rectificación y al reimpulso”.

“El modelo tiene respaldo, la gente quiere que el modelo funcione. El reto fundamental, dado los cambios culturales y las nuevas demandas y expectativas, tiene que ver con cambiar las matrices económicas”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*