Últimas Noticias
Home / Noticias / Las peligrosas jugadas de guerra de Trump y el riesgo para Venezuela

Las peligrosas jugadas de guerra de Trump y el riesgo para Venezuela

Por Carlos Machado Villanueva

Las peligrosas  jugadas de guerra  en ejecución  a nivel mundial por las élites supremacistas  estadounidenses para recuperar la hegemonía perdida –de la mano del presidente Trump -, mantienen en vilo a las fuerzas sociales que en el mundo pugnan por la paz, la no injerencia , la libre autodeterminación y la solidaridad, y al estar Venezuela en el ojo del huracán de esta desquiciada arremetida,  sus  fuerzas democráticas  están obligadas a conjurar con su combativa  movilización en todo los órdenes tan inhumano escenario hoy dolorosamente evidente en la martirizada  Siria.

La señal para echar andar tan criminal acción bélica contra Venezuela sería la reelección del presidente Nicolás Maduro; incluso nada indica que ni siquiera una alta votación a su favor, que es lo que se avizora,  impedirá el plan de agresión militar contra su territorio ya puesto en marcha.

Para sus auspiciantes públicos -como es el caso del senador  republicano Marcos Rubio, y el diputado derechista venezolano Julio Borges-,  la matriz de opinión internacional que coloca a  Venezuela como un país sumido en una “grave crisis humanitaria” por culpa de una supuesta “feroz dictadura”, ya estaría lo suficientemente consolidada en el imaginario de las  audiencias cautivas debido al poderoso influjo de la dictadura mediática imperialista, en cuyo reforzamiento las redes sociales digitales no le han pido ser más útiles.

Por lo que  el ingreso al territorio a esta nación -todo indica que por la frontera colombiana-  de una fuerza militar multinacional de paises y gobiernos del área subordinados a los intereses hegemónicos del Pentágono, para dizque acabar con el gobierno bolivariano,  sería visto por una gran mayoría de  estas como necesario.

Ya las autoridades venezolanas han venido denunciando con insistencia y fuerza a nivel internacional que contra su país se lleva a cabo una orquestada campaña de linchamiento mediático internacional que, como ya es sabido, precede a la agresión militar prevista.

De igual modo han denunciado que el bloqueo impuesto a las importaciones de alimentos y medicinas busca rendir al pueblo venezolano y  que abandone su firme determinación de defender sus conquistas en 18  años de revolución bolivariana.

Pruebas suficientes han sido develadas de que en el marco de los planes de agresión previstos contra esta nación suramericana, ya se habría conformado una fuerza militar conjunta integrada por efectivos de Colombia, Perú, Chile, Argentina, Brasil y Paraguay, lista para entrar en combate contra la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

Analistas como el periodista José Vicente Rangel han venido alertando sobre esta gravísima posibilidad,  aunque también ha dejado claro que Venezuela cuenta hoy con una importante capacidad militar, producto de su modernización con efectivísima tecnología sobre todo  rusa y china, que le permitirían repeler con éxito cualquier intento de agresión militar foránea.

A ello habría que agregarle que ante un escenario de este tipo, nada deseable por supuesto, la solidaridad internacional de quienes comparten el proyecto bolivariano y chavista no se hará esperar.

Estamos hablando que los agresores se conseguirían con un infranqueable muro de contención de decenas de brigadas internacionalistas que, incluso a riesgo de sus propias vidas, pero con determinación revolucionaria, impedirán que las élites imperialistas estadounidenses y europeas se salgan con la suya en sus planes contra Venezuela y la Patria Grande.

Recientemente el constituyente y diplomático venezolano Roy Chadertton expresó su convicción de que Venezuela está preparada para repeler cualquier agresión militar en su contra y que de producirse por el lado de la frontera con Colombia, el ejército venezolano puede llegar bien adentro en la retaguardia del colombiano en su territorio.

Es momento pues de que las y los venezolanos de buena voluntad fijemos posición firme en defensa de la paz y de la patria y nos declaremos en movilización permanente, tanto electoral, como civil y militar.

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*