Últimas Noticias
Home / Noticias / Internacionales / Las claves del nuevo triunfo de Tsipras

Las claves del nuevo triunfo de Tsipras

1) Alexis Tsipras volvió al terreno donde mejor sabe moverse: las urnas. Con la elección del domingo, triunfó en tres elecciones consecutivas en el mismo año, ratificándose como el político mejor valorado del país. Podrá decir, a diferencia de Papandreu y Samarás, que es el primer Primer Ministro griego que sobrevive, mediante el voto de su población, a la firma de un rescate, con todo lo que ello implica. Este es uno de los datos principales que deja la elección.
Las claves del nuevo triunfo de Tsipras

2) ¿Qué puede significar el apoyo popular a Tsipras? Una reivindicación de su intento por encontrar un camino que no sea el de la mal llamada austeridad, y una revalidación a su firme lucha contra la TroikaBanco Central Europeo, Comisión Europea y el FMI-, aún a pesar de la encerrona que Merkel le practicó meses atrás, que se consumó en aquella verdadera imposición hacia el heleno. El líder griego logra con esto el oxígeno necesario para continuar con su gobierno, que contó durante estos meses con una virtud cardinal: puso siempre por delante a la política, incluso con la audacia de jugarse el pellejo. Sale, sin lugar a dudas, fortalecido, con un ensanchamiento de espaldas para ahora volcarse de lleno -nuevamente- a la cotidianeidad gubernamental.

3) Luego de Nueva Democracia, la derecha griega, quien más derrotado salió en la reciente elección es Unidad Popular. La escisión “por izquierda” de Syriza, liderada por Lafazanis, ni siquiera pudo ingresar al parlamento griego, mostrándose como una expresión verdaderamente minoritaria en la disputa de fondo. Si uno de los objetivos de Tsipras en esta elección era clarificar su liderazgo al interior del partido, ordenando sus propias filas, lo logró.

4) La abstención en la elección fue verdaderamente alta, llegando al 45% del padrón electoral. Indudablemente sí hubo algún tipo de desencanto respecto a la extorsión de la UE se manifestó en esta cifra y no en los votos cosechados por Tsipras, cuyo partido perdió sólo cuatro escaños -pasando de 149 a 145- y mantuvo un considerable caudal electoral, con un 35, 45% de los votos emitidos. Uno de los desafíos de Tsipras en los años venideros será el de apuntar a fortalecer la participación electoral, aunque indudablemente la seguidilla electoral -tres elecciones en nueves meses- puede haber también jugado un rol destacado en aquella cifra abultada de ciudadanos que no se acercaron a las urnas.

5) ¿Cuáles serán los principales desafíos para Syriza de acá en más? En primer lugar, reordenar las propias filas tras la ruptura de Unidad Popular, aún cuando este grupo se haya mostrado minoritario en las urnas -algo que no solo daño a Lafazanis, sino también a Zoi Konstantopoulo y Costas Lapavitsas-. En segundo término, encontrar el equilibrio para gobernar de cara a las mayorías populares aún teniendo en el horizonte los duros términos de la imposición de la UE sobre Atenas. Por último, apostar a una reconstitución en el gobierno de las nuevas fuerzas europeas, a fin de evitar un aislamiento de Syriza, como buscan los gobiernos conservadores. En ese sentido, el reciente triunfo de Corbyn en las internas del Partido Laborista, así como la puja que está dando Pablo Iglesias (Podemos) en España, son buenas señales para intentar enrumbar a Europa hacia un destino distinto, diferente al que ofrecen las diversas variables conservadoras.

6) Con el triunfo a cuestas, Tsipras tendrá más legitimidad para avanzar en una reestructuración de la deuda griega. Este es uno de los puntos principales a ser resuelto, cuando incluso el propio FMI lo destacó como necesario para avanzar en una resolución de la crisis griega. Resuelto el tema interno, y contando con un apoyo electoral indudable, Tsipras podrá ahora seguir pujando en aquel sentido, y en otro adicional: solo creciendo económicamente Grecia podrá hacer frente a la deuda que le fue impuesta tras los sucesivos rescates. Si bien no alcanza solo con voluntarismo -tal como se verificó con el “acuerdo”/imposición- Tsipras ha ensanchado sus espaldas para continuar una lucha que, aunque despareja, merece seguir dándose.

Telesur

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*