Últimas Noticias
Home / Noticias / Lactancia materna: ¿cómo, cuándo y dónde?

Lactancia materna: ¿cómo, cuándo y dónde?

Por Marnie Fiallo Gómez*

La Habana, (PL) La lactancia materna -acción de amamantar- es un proceso único que contribuye al crecimiento, desarrollo saludable y satisface las necesidades nutricionales de niños normales hasta los seis meses de vida.

Es considerada por el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas como un derecho para bebés y mamás al comprobarse científicamente que reduce la incidencia y gravedad de enfermedades infecciosas, así como disminuye la morbilidad y mortalidad infantil.

Investigadores vincularon el índice de inteligencia con el tiempo de lactancia y explican que la mayor exposición a ciertos ácidos grasos de la leche materna, necesarios para el desarrollo cerebral, puede ser el factor clave.

Al seguir el progreso de un grupo de niños brasileños hasta la edad adulta, descubrieron que quienes fueron amamantados hasta el primer año desarrollaron un índice de inteligencia de cuatro puntos por encima de los que lactaron durante menos de un mes.

Por su parte expertos cubanos aseguran que el calostro -líquido amarillento secretado por las glándulas mamarias durante el embarazo y los primeros días del parto- es como una vacuna que proporciona a los niños mayor defensa contra las enfermedades diarreicas y respiratorias agudas.

Diversos estudios destacan que este tipo de manutención ayuda a formar dientes sanos, evita deformaciones en la boca, además a las madres les ayuda a disminuir el sangramiento después del parto y les facilita la recuperación del tamaño y posición del útero.

A estas ventajas se agrega la interrelación psicológica que se establece entre el hijo y la madre, la cual por naturaleza está preparada para lactar, pues durante el periodo de gestación las mamas culminan su desarrollo anatómico-funcional para la elaboración de la leche.

Amamantar es un reto por el esfuerzo y constancia que demanda de las madres, así como representa un conflicto sobre todo las primerizas que se preguntan…

¿Cómo, cuándo y dónde?

La mejor forma de amamantar a un bebé es sentada cómodamente, con la espalda y brazos bien apoyados en el mueble y hombros relajados, asegurar que la nariz del pequeño esté a la altura del pezón y que parte o toda la areola del seno quede dentro de su boca.

Cuando el niño termine de mamar de un seno ofrézcale el otro. Al principio de la toma la textura de la leche es “aguada” y ya para el final es más grasa.

No existe momento ideal para la lactancia pues al ser a libre demanda excluye horarios y lugares.
Y aunque un entorno tranquilo y agradable es el ideal para el acto no siempre hay la oportunidad de escoger en dónde lactar pues no es predecible el cuándo la criatura tendrá ganas de comer.

La lactancia materna en lugares públicos no es vista del mismo modo por todas las personas, hay quienes la consideran de conducta inapropiada y otros como un acto atrevido.

Para evitar estos discordantes criterios la Organización Mundial de la Salud presentó en julio pasado una resolución que recomienda la leche de la madre como muy saludable y solicita a los países a limitar el mercado imperfecto o engañoso de los productos sustitutos.

Según medios de prensa, Estados Unidos intentó primero modificar el documento y luego bloquearlo, bajo los intereses de los productores de leche artificial e incluso con amenazas de represalias a los países que lo apoyaran.

A pesar de los intentos del gobierno estadounidense de privilegiar el negocio de la fórmula sustituta de la leche materna sus argumentos no fueron escuchados.

Y es que los sustitutos no tienen las mismas propiedades y en algunos países se convierten en peligrosos por la necesidad de usar agua, a menudo contaminada.

Por eso la OMS celebra anualmente la semana de la Lactancia Materna, un llamado a los gobiernos a seguir en sus esfuerzos para fortalecer las medidas regulatorias dirigidas a proteger, promover y apoyar el derecho de madres e hijos.

Entre estas disposiciones sobresale la adopción y monitoreo del Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna y ulteriores resoluciones pertinentes de la Asamblea Mundial de la Salud.

También la implementación de la Iniciativa de Hospitales Amigos del Niño, la aplicación de una política de derechos de maternidad y proporcionar asesoramiento y ayuda especializada para la alimentación del lactante y de los niños.

El mejor alimento para el recién nacido

La lactancia materna exclusiva asegura la completa nutrición del bebé, lo cual significa que este no necesitará otros líquidos ni alimentos al menos durante los 6 primeros meses de su vida.

La producción aumenta con la frecuencia del amamantamiento y se mantiene dando el pecho a demanda, esto garantizará tener la cantidad de leche necesaria para cada momento y etapa de crecimiento.

Luego del nacimiento y por dos o tres días lo que se produce es el calostro -de alto contenido en células de acción inmunitaria, proteínas y vitaminas- luego se convierte en leche de transición -más clara y líquida- y después en leche materna madura -de una coloración más blanquecina.

Según la OMS, casi todas las mujeres pueden amamantar, siempre que “dispongan de buena información, del apoyo de su familia y del sistema de atención de salud”, si algunos de estos elementos fallan puede que la lactancia se vea afectada.

Y aunque en el abandono de la lactancia pueden intervenir otras razones, las presiones del entorno son influyentes en la decisión de ofrecerle al bebé el mejor alimento del mundo, ese que es gratuito, sano y beneficia por igual a la madre y al hijo.
alb/mfg

*Periodista de la redacción de Ciencia y Técnica de Prensa Latina.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*