Últimas Noticias
Home / Noticias / Cultura / La muerte multicolor

La muerte multicolor

Por Maitte Marrero Canda*

Guatemala, (PL) Desde lo alto de una colina, una explosión de colores sorprende al visitante. Un gran lienzo de azules, ocres, rojos y amarillos salpicado de panteones y lápidas conforma el cementerio de Chichicastenango, donde no hay cabida para un mundo negro.

Cada 1 de noviembre, la alegría es mayor en la pequeña localidad del altiplano guatemalteco, con nombre casi impronunciable.
El Día de Todos los Santos los convoca a visitar a sus muertos, conversar un rato con ellos y llevarles las ofrendas del día: alimentos, aguardiente y flores.

Pero los preparativos comienzan mucho antes, cuando sus habitantes retocan las tumbas brocha en mano para afianzar el color, e incluso cambian lápidas en espera del tradicional homenaje.

Víspera del Día de los muertos, los jóvenes recorren las calles al son de los tambores y acaban durmiendo en el cementerio, en una demostración de “pura valentía”.

Frente al camposanto, un pequeño bar con nombre ocurrente, la Tienda El Último adiós, parece querer espantar a quienes “osen pasar la puerta”.
Sin embargo, en Chichi la muerte no es sinónimo de tristeza, sino una oportunidad de renacer.

De ahí la intensa conexión de los vivos con sus antepasados, muchas veces incomprensible desde la tradición católica. Cada 1 de noviembre, los chamanes ofician plegarias y ofrendas con fuego, incienso y aguardiente con el fin de ahuyentar a los malos espíritus y reconciliar a los vivos con la muerte.

A pesar de la alegría de las tonalidades, cada color encierra una simbología que nos llega desde la sabiduría maya.

De ahí que el blanco simbolice la pérdida de los padres; el amarillo, la eternidad de los ancianos; los niños se entierran bajo el celeste y el rosa para las niñas, en tanto el turquesa representa la protección de las madres…

El singular cromatismo del camposanto también se expresa en las telas, vestidos, flores e hilos de su concurrido mercado indígena, dos veces por semana, y sujeto al arte del regateo para las compras.

Hasta el 2 de noviembre se mantendrán las multitudinarias procesiones hacia el cementerio, que lucirá los próximos días más colorido por la variedad de adornos florales.

Pequeño universo mágico y caótico, pero paradójicamente lleno de vida.

 

* Corresponsal Jefa en Guatemala

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*