Últimas Noticias
Home / Noticias / Independencia vs. Freedom: Venezuela ante la amenaza de Estados Unidos

Independencia vs. Freedom: Venezuela ante la amenaza de Estados Unidos

Por Fernando Vicente Prieto – @FVicentePrieto

El viernes 20 y sábado 21 de mayo, Venezuela realizó un ejercicio de entrenamiento militar en todo el país, con participación de miles de voluntarios civiles. Se trata de una respuesta al plan de intervención detallado por el jefe del Comando Sur de EEUU, “Operación Venezuela Freedom 2”.

Para comprender la situación en Venezuela es preciso atender al documento firmado el 25 de febrero de este año por el almirante Kurt Tidd, jefe del Comando Sur del Pentágono, traducido por el portal Misión Verdad. El texto presenta la política coordinada por el Ministerio de Defensa y los organismos de inteligencia de EEUU y desarrollada en conjunto “con las fuerzas aliadas de la región”.

La dirección, a cargo del propio jefe del Comando Sur, incluye a las denominadas fuerzas especiales (Comando de Operaciones Especiales Sur, Fuerzas Conjuntas de Tareas Bravo, Fuerza de Tarea Conjunta Interagencial Sur – Jiatfs) y a la Agencia de Inteligencia para la Defensa (DIA) “en estrecha colaboración con otros entes de la Comunidad de Inteligencia”. Todas ellas participaron en la elaboración del informe “Operación Venezuela Freedom-2”, al que describen como “un conjunto de recomendaciones que permita un planeamiento efectivo de nuestra intervención en Venezuela, concebida como una operación de amplio espectro, conjunta y combinada”.

A lo largo del informe las fuerzas aliadas son claramente identificadas: desde la coalición opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) hasta “las organizaciones no gubernamentales (ONGs), corporaciones privadas de comunicación como la SIP y diversos medios privados (TV, Prensa, Redes, circuitos radiales)”. Un actor relevante -también mencionado explícitamente- es Luis Almagro, actual secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA).

La estrategia implica una articulación entre violencia de calle -donde incluyen “el empleo dosificado de la violencia armada”-, manipulación mediática, diplomacia internacional y operaciones militares de respaldo. “Particular importancia tiene la explotación de los temas como la escasez de agua, de alimentos y de electricidad, teniendo este último aspecto un carácter grave para el gobierno, ya que la sequía ha generado una amenaza de colapso de los embalses y debemos prepararnos para explotarlo al máximo desde el punto de vista político”, añade el documento.

Como reseña Micaela Ryan para Notas, “este plan de acción de seis meses de duración se centra en la aplicación de un enfoque de ‘cerco y asfixia’ al gobierno encabezado por Nicolás Maduro. Plantea avanzar en el discurso de ‘crisis humanitaria’ en Venezuela, que combine acciones violentas junto con los mecanismos institucionales en el marco de la Asamblea Legislativa. En el informe, Tidd asevera: ‘Con los factores políticos de la MUD hemos venido acordando una agenda común, que incluye un escenario abrupto que puede combinar acciones callejeras y el empleo dosificado de la violencia armada”.

Lo que está en juego: “Nuestra seguridad e intereses económicos y nuestros valores políticos”. Aunque no se menciona directamente, toda la estrategia se refiere a retomar el control de las mayores reservas de petróleo del mundo y a desarticular la geopolítica de ALBA, PetroCaribe, Unasur y CELAC.

Operación político militar

La orden de alto nivel destaca que “la responsabilidad en la elaboración, planeación y ejecución parcial de la Operación Venezuela Freedom-2 descansa en nuestro comando, pero el impulso de los conflictos y la generación de los diferentes escenarios es tarea de las fuerzas aliadas de la MUD involucradas en el Plan”. Y aclara a continuación: “Por eso nosotros no asumiremos el costo de una intervención armada en Venezuela, sino que emplearemos los diversos recursos y medios para que la oposición pueda llevar adelante las políticas para salir de Maduro”.

Sin embargo, pocos párrafos después dice lo siguiente: “Si bien en este terreno foco de la situación militar no podemos actuar ahora abiertamente, con las fuerzas especiales aquí presentes hay que concretar lo ya anteriormente planificado para la fase 2° (tenaza) de la operación”. Y hace un listado donde detalla “los entrenamientos y aprestos operacionales de los últimos meses” en la base de Palmerola, Honduras; en las islas antillanas de Aruba (Reina Beatriz) y Curazao y en seis bases en Colombia: Arauca, Larandia, Tres Esquinas, Puerto Leguízamo, Florencia y Leticia.

Las fuerzas en operaciones son: la Fuerza de Tarea Conjunto Bravo, la Fuerza de Tarea Conjunta Interagencial Sur – Jiatfs  y el Primer Batallón 228 del Regimiento del Aire “con sus 18 aviones y los helicópteros UH-60 Blackhawk y CH-47”. Además de incursiones de los aviones de reconocimiento RC-135 COMBAT, “equipados con sistemas electrónicos que han permitido recientemente recolectar inteligencia, interceptar y bloquear comunicaciones, tanto del gobierno como de contingentes militares (ver informe confidencial respectivo)”. “Para poner OK a todas estas fuerzas ya hemos establecido las directivas y órdenes vinculantes”, informa el jefe del Comando Sur.

Kurt Tidd también manifiesta que EEUU ha impulsado “una exitosa campaña para disuadir y ganar adeptos” en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). Pero es una referencia vaga antes de advertir con crudeza: “Existe una alta probabilidad que los mandos identificados con el chavismo duro ofrezcan resistencia, sobre todo en unidades élites que históricamente se han alineado con el régimen. Por eso, hay que sostener el trabajo de debilitar ese liderazgo y anular su capacidad de mando”.

“Lectura similar es necesario hacer en relación al empleo que va a hacer el gobierno de las llamadas milicias y colectivos armados. La presencia de este personal combatiente y fanatizado en las ciudades priorizadas en el plan, se convierte en obstáculo para las movilizaciones de calle de fuerzas aliadas y grupos opositores, siendo también un impedimento para el control efectivo de instalaciones estratégicas. De allí la demanda de su neutralización operativa en esta fase decisiva”, suma el almirante.

Independencia 2016

El sábado por la tarde, el presidente Nicolás Maduro difundió en su perfil de Facebook un video grabado poco antes frente al Mar Caribe, rodeado por el Estado Mayor Conjunto de la FANB. Allí comienza diciendo: “Hemos tenido un ejercicio soberano de operaciones de paz, para preparar a nuestra fuerza armada, para preparar a nuestro pueblo para que Venezuela sea un país soberano, independiente. Se han llamado Operaciones Independencia 2016. Han participado miles y miles de hombre y mujeres, defendiendo el derecho que tenemos a la independencia, a la paz”.

En la comunicación, Maduro enfatizó: “Venezuela tiene en el campo militar su propia doctrina. No dependemos de West Point y de la Escuela de la Américas. Rompimos las amarras con el Ejército de EEUU y con la dependencia imperial”. Para cerrar, proclamó: “Hoy tenemos nuestro propio concepto en la lucha de la resistencia de los pueblos indígenas, en la lucha de Bolívar, en Antonio José de Sucre, en Francisco de Miranda, en Rafael Urdaneta. Nuestro propio concepto para defender esta tierra, para defender nuestras riquezas y no depender de nadie”.

Fuente Notas.ar

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*