Últimas Noticias
Home / Noticias / Hace 29 años el pueblo venezolano tomó las calles y dio inicio a la Revolución Bolivariana

Hace 29 años el pueblo venezolano tomó las calles y dio inicio a la Revolución Bolivariana

*** Los analistas consideran que esta rebelión popular y espontánea del pueblo venezolano contra impopulares medidas económicas fondomonetaristas ejecutadas por un gobierno del decadente puntofijismo, abrió el cauce al  proceso revolucionario bolivariano liderado por el Comandante Supremo Hugo Chávez

Por Carlos Machado Villanueva

Caracas, 27 feb.- Este martes 27 de febrero se cumplen  29 años del histórico día cuando el pueblo venezolano tomó las calles  contra una política económica inhumana aplicada por el presidente  Carlos Andrés Pérez  (CAP) por imposición del Fondo Monetario Internacional (FMI) y su empobrecedora receta neoliberal,  y abrió  cauce así a la hoy triunfante  Revolución Bolivariana.

Apenas el despertar

Apenas  la ciudad de Caracas despertaba aquel lunes 27 de febrero de 1989 para ir a trabajar cuando ya las calles de su vecina Guarenas entraba en ebullición social en, pues  su habitantes enardecidos por el aumento desconsiderado del pasaje hacia esta capital,  donde trabajaban en su gran mayoría, la emprendieron  contra las unidades de transporte privado, acción esta que  como reguero de pólvora llegó a Caracas, dando lugar a lo que se conoce popularmente como “El caracazo”

Once días antes (el 16 de febrero), dirigiéndose en cadena nacional, el presidente  Pérez anunciaría, entre otras medidas impopulares,  el aumento del precio de la gasolina,  una de las condiciones impuestas por el FMI para poder  otorgarle al país un crédito para el pago de sus compromisos de deuda externa, en gran parte contraída ilegalmente.

Esta medida fue la gota que derramó el vaso  de la paciencia de los sectores populares,  que ya desde antes de la asunción presidencial de CAP, el 02 de febrero,  y al trascender que en la lista de medidas de shock económico a aplicar por su segundo gobierno  estaba  la liberación de precios  de bienes de primera necesidad como una prioridad, llevó al acaparamiento masivo de alimentos y bienes esenciales por parte de muchos comerciantes con el fin de remarcar de manera abusiva sus precios.

Contra las  ”Santa María”

Contras  las puertas “Santa María” y los anaqueles de los locales comerciales,  los caraqueños, pero también los habitantes de las importantes ciudades de país, descargaron  así su malestar ante la imposibilidad de obtener alimentos para sus familias de manera oportuna, ocultados como fueron por comerciantes inescrupulosos.

Las imágenes de hombres y mujeres del pueblo  cargando sobre sus hombros  cualquier tipo de  alimentos que les ayudase a saciar el hambre de su núcleo familiar, pero  en especial las de su resistencia codo a codo,  callejera e  inerme,  a la brutal represión le dieron la vuelta al mundo en cuestión de minutos  y por supuesto también a Venezuela.

De modo tal que no se hizo esperar la  masificación de esta espontánea y por lo tanto inesperada  rebelión popular,  sólo  entendible como la única forma de hacerse justicia por sí mismo que encontró  un pueblo  burlado  al no contar  en tan crucial trance con una vanguardia política  con suficiente arraigo entre el pueblo que le orientase acertadamente.

Se trataba pues de ese mismo  pueblo que fue convencido  aquel 4 de diciembre de 1988 de votar mayoritariamente por el presidente y líder acciondemocratista –quien  se presentaba  a una segunda elección-,  gracias a una engañosa campaña electoral  que le ofreció  “villas y castillos” a los electores  en cuanto a elevar sustancialmente su bienestar,  viéndose por el contrario  agredido y defraudado por tan impopulares medidas económicas.

La furia del pueblo

Tanto el  27 como el 28 de febrero, los dos principales días que duró la jornada, la furia del pueblo era incontrolable en las calles y crecía momento a momento. Imágenes quedan de la resistencia heroica de barriadas que con tan sólo palos y piedras repelieron la represión policial y militar.

Asímismo, queda la imagen de un tembloroso Alejandro Izaguirre, a la sazón ministro del interior,  dirigiéndose ante las cámaras de televisión al país para anunciar los efectos de la suspensión de garantías constitucionales, sin poder culminar su alocución al entrar en una crisis de nervios luego de leer la elevada cifras de muertos  en varias zonas del área metropolitana, en particular en los populares sectores de El Valle, Catia y Petare.

Las cifras exactas de las victimas nunca se sabrán, aunque extraoficialmente se habla de hasta de tres mil personas que, en su mayoría, cayeron abatidas por las balas de los cuerpos policiales y del  ejército venezolano,  luego que el presidente Pérez ordenase la activación del llamado Plan Ávila que aun cuando  diseñado para proteger l las sedes de las instiuciones del Estado en la ciudad capital de una agresión armada interna  externa,   fue activado de modo irresponsable e  insensible contra un pueblo indefenso.

La respuesta

Esta acción sin embargo no quedó sin una respuesta política, pues un grupo de jóvenes militares liderados por el entonces Teniente Coronel Hugo Chávez insurgió  un no menos histórico y trascendental  4 de febrero de 1992  en rechazo de lo que sin duda se trato de un crimen de lesa humanidad,   así como también  contra la galopante corrupción del moribundo puntofijismo, dando paso así a la hoy triunfante Revolución Bolivariana.

Triunfo que tiene otra cita este 22 de abril en las elecciones presidenciales adelantadas, y que evitara con la reelección del presidente Nicolás Maduro  que nuevamente se instaure en el gobierno  otro pacto de élites oligárquicas y vende patria, y en consecuenca se la imponga al pueblo venezolano  criminales políticas económicas  fondomoteraistas tales como las privatización de la salud, la educación y la pérdida de los derechos laborales, en especial la estabilidad laboral y la previsión social, derechos todos reconquistados por el pueblo venezolano y sus luchas  en 19 años de revolución.

 

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*