Últimas Noticias
Home / Noticias / Internacionales / General de Uribe: “Quiero ríos de sangre”

General de Uribe: “Quiero ríos de sangre”

Luis Dávila

Desde la frontera con Venezuela, Álvaro Uribe Vélez, compara las deportaciones de un poco más de mil ciudadanos colombianos realizada por las autoridades venezolanas siguiendo los procedimientos legales establecidos, con el Holocausto de la II Guerra Mundial en el que murieron por lo menos seis millones de personas, la huella de los “falsos positivos” en los cuales perdieron la vida miles de jóvenes colombianos durante su gobierno lo sigue como una mancha oscura.

Se calcula que en Venezuela habitan aproximadamente 5,6 millones de colombianos, por lo cual la deportación de un poco más de mil, no llega a sumar ni el 0,2% de la población total, pero la guerra mediática proveniente de los centros de poder, pretende hacer aparecer el hecho como una “crisis humanitaria” partiendo de testimonios de que la mayor parte de las veces carecen de un vocero identificado, con el fin de desviar la atención sobre los verdaderos problemas de la región: violencia paramilitar unida al contrabando de combustible, alimentos y hasta medicinas.

Según datos de la propia Cancillería de Colombia desde 2012 hasta este mes han sido deportados desde Venezuela 7.021 de sus ciudadanos por encontrarse en situación irregular. El Ministerio de Relaciones Exteriores neogranadino detalló en un comunicado que en 2012 fueron deportados de Venezuela 131 ciudadanos colombianos, cifra que en 2013 fue de 2.614 personas y en 2014 de 1.772. Con respecto a lo que va de 2015, se contaban hasta el inicio de la aplicación de la Zona Número 1 un total de 2.510 colombianos deportados, razones por las cuales resultaría inaudito exponer una situación de emergencia humanitaria, ni mucho menos comparar el hecho con una de las mayores tragedias de la humanidad, especialmente si la declaración proviene de un vocero cuya vida política no se ha caracterizado precisamente por la defensa de los derechos humanos.

Falsos positivos

Con este nombre se conoce en Colombia el asesinato premeditado de jóvenes provenientes de los estratos más pobres de la sociedad con la finalidad de hacerlos pasar por guerrilleros y cobrar una “recompensa” en dólares pagada por el Estado, que de esta forma se convierte en cómplice de estas prácticas.

Según los datos disponibles para octubre del año 2009 la Fiscalía General de Colombia tenía bajo investigación penal 946 casos relacionados con posibles falsos positivos, mientras la Procuraduría manejaba un total de 1.043. Sin embargo, ya para febrero del 2010 por lo menos un grupo de 40 de los militares involucrados en estos homicidios habían sido liberados por vencimiento de términos.

“Hay entre esos 16 generales uno cuyo nombre brilla con luz propia, Mario Montoya Uribe, quien era el comandante del Ejército cuando se destaparon los falsos positivos (que precipitaron su salida)”, y es el mismo de quien Human Rights Watch dice que “al menos 44 presuntas ejecuciones extrajudiciales perpetradas por soldados de la Cuarta Brigada se dieron durante el período en el cual el general Montoya estuvo al mando”. A él también lo señala el coronel González del Río al revelar que fue el “cerebro” de las ejecuciones extrajudiciales, y a los comandantes de las zonas a su cargo les decía: “Yo no quiero regueros de sangre. Quiero ríos de sangre. Quiero resultados”, según reseña un artículo titulado “Falsos positivos: todos los caminos conducen a Uribe”, firmado por Jorge Gómez Pinilla, publicado en un portal colombiano.

El legado migratorio de la era Obama

Según datos del Consejo Americano de Migraciones, una organización no gubernamental especializada en el tema, desde el año 2010, el gobierno de los Estados Unidos deportó a unos 200 mil padres con hijos nacidos en los Estados Unidos y que son, por lo tanto, ciudadanos norteamericanos. En los primeros cuatro años de su gobierno, Obama deportó al mismo número de extranjeros que la administración de George W. Bush en ocho años y se calcula que el número de personas que han salido de territorio norteamericano durante el mandato de Obama es aproximadamente la misma cifra que salió entre 1892 y 1997, es decir más de cien años.

Europa sin soluciones

Ante un auge migratorio procedente de países en los cuales la huella de las guerras promovidas por Occidente han originado verdaderas crisis humanitarias y que se salda con la trágica muerte casi a diario de migrantes ahogados en el mar o -como ocurrió recientemente en Austria- asfixiados dentro de un camión, Europa no encuentra una política de apoyo a estos ciudadanos y más bien parecieran crecer las alternativas políticas de ultraderecha que abogan por la expulsión de todos los extranjeros. Incluso la canciller alemana Angela Merkel fue abucheada por extremistas que se oponían a la creación de un centro de atención para refugiados, y los recursos necesarios para la atención de las víctimas de la guerra no llegan.

Luis Dávila Desde la frontera con Venezuela, Álvaro Uribe Vélez, compara las deportaciones de un poco más de mil ciudadanos colombianos realizada por las autoridades venezolanas siguiendo los procedimientos legales establecidos, con el Holocausto de la II Guerra Mundial en el que murieron por lo menos seis millones de personas, la huella de los “falsos positivos” en los cuales perdieron la vida miles de jóvenes colombianos durante su gobierno lo sigue como una mancha oscura. Se calcula que en Venezuela habitan aproximadamente 5,6 millones de colombianos, por lo cual la deportación de un poco más de mil, no llega a…

Resumen de Reseña

Valoraciónes : Sea el primero!
0

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*