Últimas Noticias
Home / Noticias / Cultura / Freddie Mercury renacerá de sus cenizas para volver a cantar

Freddie Mercury renacerá de sus cenizas para volver a cantar

Por Cosset Lazo Pérez*

La Habana, (PL) El inigualable registro vocal de Freddie Mercury resurgirá desde sus cenizas el próximo 24 de noviembre a más de veinte años de su fallecimiento para una vez más preguntar: ¿Who wants to live forever?

Y es que la inmortalidad es solo un privilegio destinado a grandes figuras que como él, burlaron la muerte para hacer eterno su incalculable legado musical en la banda británica Queen y durante su breve carrera en solitario.

La muerte, sórdida y oscura, privó a los miles de seguidores de Mercury de su provocadora personalidad, sin embargo, 24 años después de la desaparición física de la estrella de rock el mundo eterniza su extravagante presencia al escuchar inolvidables temas.

Bohemian Rhapsody, Somebody to love, We are the champions, The show must go on y Barcelona, por solo citar algunas canciones, forman parte del exquisito legado musical de un hombre, que lejos de morir vivirá para siempre.

Si bien algunos criterios sitúan en la cima a bandas como The Beatles y The Rollins Stones, no es menos cierto que el fenómeno llamado Queen irrumpió en los escenarios internacionales con sus espectaculares arreglos en los coros y el sinfónico timbre de su vocalista.

Las excentricidades de Mercury al vestir y su singular proyección en el escenario, que insultaron la modosidad de muchos, palidecieron ante la grandeza de un astro de la interpretación, de un artista versátil y auténtico, capaz de cantar con la soprano catalana Montserrat Caballé.

La idea inicial era grabar un tema a dúo para identificar las Olimpiadas de Barcelona 1992, pero esa iniciativa se multiplicó en un hermoso disco integrado por ocho canciones que combinaron de manera exitosa las voces de dos grandes intérpretes de todos los tiempos.

Barcelona, The fallen priest, La japonaise, Ensueño, The golden boy, Guide me home, How can i go on y Overture piccante documentan para siempre un maravilloso trabajo musical que Mercury no pudo ver terminado debido a su prematura muerte a los 45 años.

Cuando grabaron el álbum ya estaba muy enfermo, sin embargo su excelente aspecto físico y límpida voz daban fe de una salud espiritual envidiable, que salvaguardó cada nota nacida de la extraña combinación entre la ópera y el rock.

Mercury, quien nació en Tanzania el 5 de septiembre de 1946, conmocionó con su carisma y privilegiado registro vocal a los amantes de las sonoridades anglosajonas, y a partir de ahí quedó trazado un antes y un después en la historia de la música.

Bautizado por sus padres con el nombre de Farookh Bulsara, recibió desde niño una estricta educación armonizada con la práctica de boxeo, sin embargo, después sustituyó el ring por la mesa de ping pong y a los 10 años ya era campeón escolar de la disciplina.

Mientras transitaba a la adolescencia, su afición por la música tomaba más fuerza, motivo por el cual comenzó a estudiar piano y más tarde formó parte del coro de su escuela para cultivar sus aptitudes como cantante.

Después de incursionar en el teatro, Mercury integró el grupo The Hectics, una banda de rock and roll que prodigaba sus actuaciones en las fiestas y bailes de la institución educativa a la cual asistía.

El misticismo de la música hindú y los sonidos clásicos nutrieron la genialidad del joven, que después de incursionar en varias agrupaciones se unió a Brian Harold May, Roger Taylor y John Deacon para fundar en 1970 el fenómeno musical conocido como Queen.

La variabilidad de Mercury le permitió actuar en 1979 con el Royal Ballet de Londres, ocasión en la cual interpretó y bailó Bohemian Rhapsody y Crazy little thing called love.

El cine también fue testigo de su inagotable talento pues con el productor musical Giorgio Moroder compuso el tema Love kills, que posteriormente grabó para la versión restaurada de la película Metrópolis, del cineasta Fritz Lang.

Una veintena de discos cuentan en la discografía de Queen, una banda que interpretó diferentes estilos, siempre con excelentes arreglos sobre elementos del glam rock, rock progresivo, folk, blues, pop y reggae.

Con solo 45 años, el astro del rock británico se despidió de su público al anunciar pocas horas antes de morir, mediante un contacto con la prensa, que estaba enfermo de Sida.

Sin mucho tiempo para reaccionar, sus miles de seguidores en el mundo lloraron su fallecimiento y como es de suponer no tardaron en llegar los homenajes de múltiples estrellas del mundo del espectáculo.

Elton John, Guns N’ Roses, Seal, Metallica, David Bowie, Robert Plant, Roger Daltrey, George Michael y Liza Minnelli han reverenciado a través de los años al controvertido y extravagante Mercury, considerado una figura inmortal y única para los amantes de la buena música.

Algunos críticos lo consideran el mejor cantante masculino de todos los tiempos y en 2008 la revista estadounidense Rolling Stone lo colocó en el puesto 18 en su lista de los 100 mejores intérpretes de todos los tiempos.

*Periodista de la redacción de Cultura de Prensa Latina

rc/clp

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*