Últimas Noticias
Home / Noticias / Internacionales / El sueño americano con desigualdad y pobreza

El sueño americano con desigualdad y pobreza

Por Cira Rodríguez César *

La Habana (PL) A diferencia de lo que muchos piensan sobre Estados Unidos, donde pretenden hacer realidad las mayores aspiraciones económicas, en ese país crece la desigualdad y la pobreza a niveles nunca vistos.

Supuestamente en la norteña nación imperan la felicidad, la equidad y la justicia, pero sorprende que está calificada por no pocos estudiosos como una de las más desiguales del mundo, con una gran brecha entre los que ganan más y lo percibido por un trabajador medio, sin mirar a quienes nada ganan y viven en la pobreza extrema.

Recientemente el Premio Nobel de Economía Paul Krugman aseguró que la desigualdad en Estados Unidos supera hoy los niveles registrados en la época histórica posterior a la Guerra de Sesión, entre 1870 y 1890.

En declaraciones a la cadena Bloomberg, Krugman señaló que ese fenómeno no solo crece sino que experimenta una escalada jamás vista en la historia de la humanidad, algo que consideró un récord malo para todos, pues no solo es ofensivo para el sentido de la justicia, sino maléfico para el crecimiento económico.

Sus serias palabras ponderan que “no hay ninguna prueba de que la extrema desigualdad contribuya al crecimiento”.

El también profesor de la Universidad de Princeton y la Escuela de Economía de Londres apeló a la historia de ese país y sentenció que si se hubiera puesto freno y logrado que los políticos hablasen tan sinceramente sobre el peligro de la alta concentración de la riqueza como lo hizo Theodore Roosevelt en 1910, se habría avanzado mucho hacia un solución de esa situación.

Tales afirmaciones son compartidas por el profesor Gene Nichol, de la Universidad de Carolina del Norte, quien asegura que 50 millones de estadounidenses (16 por ciento de la población) no se salvan de ser pobres.

Y agrega más datos: “casi la cuarta parte de nuestros niños vive en la pobreza, una gran vergüenza para la nación más rica del mundo y hoy sucede la paradoja de que los Estados Unidos se hayan convertido, en muchos sentidos, en la nación avanzada más rica, más pobre y más desigual”.

Lo anterior también lo muestra el periodista estadounidense Jim Lobe, al señalar la enorme desigualdad económica existente en Estados Unidos y, “sobre todo, la tendencia hacia una acentuación de este flagelo en el último medio siglo”.

VENDER UNA IMAGEN IRREAL

Cuando los gobernantes, ideólogos y publicistas de Estados Unidos y sus voceros locales erigen a ese país como el modelo a imitar, no dicen que una gran parte de sus habitantes tienen que resignarse a vivir bajo un régimen de radical e incontenible desigualdad, con una pequeña elite viviendo en una insultante opulencia y el resto luchando para sobrevivir.

Y cuando señalan al sistema político estadounidense como un modelo democrático hay que decir que si alguna vez lo fue ya no lo es, porque es un gobierno de los ricos.

En opinión de Krugman la sociedad estadounidense cuenta con una enorme capacidad redentora y no ha perdido sus ideales, por lo cual no debe permitir que la dejen llevar hacia una oligarquía, en la que lamentablemente se está transformando por el momento.

La desigualdad de ingresos y de riqueza en Estados Unidos crece marcadamente desde que estalló la crisis financiera en 2008, pero una normalización de la política monetaria aplicada por la Reserva Federal podría marcar el principio del fin de esa tendencia, y debería servir para acelerar su camino inverso.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*