Últimas Noticias
Home / Noticias / El pensamiento universal de Chávez en los objetivos del milenio

El pensamiento universal de Chávez en los objetivos del milenio

Por Modaira Rubio

“Por primera vez en la historia no solo de Venezuela, sino del sistema de Naciones Unidas, un programa de gobierno está científica y metodológicamente alineado con los objetivos de la humanidad”, señaló el presidente Nicolás Maduro en el Consejo de Ministros donde emitió un balance de su participación en nombre del pueblo venezolano en la 70 Asamblea General de las Naciones Unidas.

El presidente venezolano llamó a su equipo de gobierno a alinear su planificación estratégica, realizada bajo los preceptos del Plan de la Patria, con las metas trazadas por las Naciones Unidas, para en un lapso de tres lustros, superar la pobreza y la desigualdad que hoy impera en el mundo.

El Plan de la Patria es la continuidad de la propuesta bolivariana surgida de la espiritualidad y del pensamiento del Comandante Hugo Chávez, como ha señalado el presidente Maduro, y tiene una validez incuestionable, refrendada por el concierto de naciones que integran el sistema Naciones Unidas en el diseño de las nuevas metas del milenio.

El pueblo todo, como definió nuestro Jefe de Estado, debe sentirse convocado a participar en las tareas de gestión política y de gobierno, que nos lleven a cumplir en los próximos años, con las nuevas metas del milenio establecidas para el 2030.

Solo en paz

El presidente venezolano Nicolás Maduro, en su intervención desde la 70 Asamblea General de la ONU, alertó ante el sistema de naciones “que solo en paz se pueden alcanzar estos nobles objetivos planteados”.

Pero también fue enfático al decir que para ello es necesaria la transformación política de las Naciones Unidas como mecanismo.

“El mundo necesita otras Naciones Unidas; necesita una transformación política, una nueva geopolítica de equilibrio y respeto de los nuevos regionalismos; un mundo donde se imponga la verdad de los pueblos y en 15 años, en 2030, cuando se cumpla el ciclo que hoy estamos proponiendo contra la desigualdad y la pobreza, estemos celebrando la existencia de una nueva política de paz y la reconstrucción de los pueblos destruidos por las guerras imperialistas”, expresó.

Además señaló la imperiosa creación de una normativa “para someter a quiénes se creen con derecho a gobernar a otros pueblos y a imponerse hegemónicamente sobre otros países”.

Como en su momento lo hizo el Comandante Eterno Hugo Chávez, Nicolás Maduro denunció que las guerras injustas, provocadas por petróleo, por intereses imperialistas, en Afganistán, en Irak, en Libia, llevaron al fracaso los planteamientos originales del sistema de Naciones Unidas.

“Aún están frescas las palabras de Hugo Chávez alertando sobre las mentiras con las que se alentó la destrucción de Libia. Nadie está facultado, ni por la carta de la ONU, ni por ningún otro instrumento, a juzgar y prejuzgar el régimen político de un país y pretender cambiar el cambio de régimen de un gobierno o sistema”, denunció Maduro en el foro internacional, recibiendo aplausos.

A tiempo de parar una tragedia civilizatoria

“Y lo decimos con dolor porque amamos a los pueblos árabes y musulmanes, admiramos sus culturas milenarias. Lo que se hizo en Libia fue un crimen, y se destruyó un país que a su vez salvaguardaba la estabilidad de la región. Y ¿quién va a pagar por los crímenes en esos países?”, manifestó.

El Presidente obrero llamó a los países a detener el horror en Siria. “En Siria el Sistema de Naciones Unidas está a tiempo de parar una tragedia espeluznante para la humanidad. Se puede hacer una nueva alianza de paz”, y no vaciló en catalogar lo que sucede en Siria, como una tragedia civilizatoria, que afecta mucho más allá de las fronteras a todos los pueblos del planeta.

Para esto, resaltó que es obligatorio “prohibir el uso de métodos intervencionistas que llevan el terror a los pueblos que son declarados indeseables por las élites del mundo”.

De la Carta de Jamaica al Plan de la Patria

El presidente Maduro recordó que el plan socialista de Hugo Chávez, sobre el cual se sustenta el gobierno bolivariano y el proyecto de Patria que queremos la mayoría de las venezolanas y los venezolanos, tiene su origen en el pensamiento visionario de Simón Bolívar, nuestro padre Libertador.

Por tal motivo, recordó el bicentenario de ese documento de vigencia universal, la Carta de Jamaica, donde el genio de Bolívar avizoró la necesaria construcción de una geopolítica americana, anticolonialista y antiimperialista. “Allí se trazaron los elementos fundamentales, de una tesis que reivindicamos hoy en Venezuela, un mundo de justicia, de paz, de equilibrio del universo”.

“Un nuevo mundo necesita la humanidad; una política de convivencia de paz con justicia, con igualdad, que rechace todo intento de hegemonizar de cualquier manera el mundo”, resaltó.

“A doscientos años de la Carta de Jamaica, decimos con Bolívar, el mundo necesita una nueva geopolítica. La paz es nuestro sueño de hoy, reconstruir ese sistema que nació como un sueño, el de la paz, hace 70 años”, dijo refiriéndose a la intención de los principios fundamentales de la organización creada, sin éxito, para evitar las guerras.

Reiteró el llamado a la construcción de una nueva ética en el campo político. “Pasamos del mundo bipolar, al mundo unipolar, tras la desaparición de la Unión Soviética, y a la imposición del pensamiento único, del neoliberalismo. Requerimos un mundo de respeto que reconozca los nuevos regionalismos, un mundo que pueda hacer valer la letra de la carta fundacional de la ONU, un mundo multipolar, pluricéntrico”, indicó.

América Latina es un ejemplo

“Solo la paz puede garantizar la viabilidad del plan 2030 y la viabilidad de las relaciones internacionales en nuestro planeta. En América Latina tenemos buenas noticias, hemos reencontrado el camino de unión e independencia y hoy podemos decir que hemos consolidado la unidad de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que se declaró como zona de paz”, prosiguió.

Hizo mención a los mecanismos subregionales como PetroCaribe, Unasur, la ALBA, que han permitido comenzar a dibujar un nuevo horizonte en Nuestramérica.

Saludó las negociaciones para la paz en Colombia, en La Habana; el restablecimiento de las relaciones entre EE.UU y Cuba; pero advirtió que debe cesar el colonialismo que persiste en Guantánamo y en Islas Malvinas y se debe poner fin al terrorismo financiero ejercido contra la Cuba socialista a través del injusto bloqueo norteamericano.

“Con EE.UU, debemos pasar la página del intervencionismo, del golpismo” que todavía amenaza a pueblos y naciones que han decidido ser libres y soberanas como la Venezuela bolivariana y chavista.

Pueblo valiente

“Qué gran batalla ha dado nuestro pueblo venezolano enfrentando conspiraciones internas y externas”, y se refirió al vil decreto firmado por Obama el 9 de marzo de este año, y a la fatídica Operación Tenaza, que pretendía abrir conflictos bélicos con Colombia y Guyana para destruir la Revolución, derrotados por la diplomacia de paz ejercida por el gobierno bolivariano.

Aseguró que pese a la buena intención que tuvo el presidente Obama de aclarar en la Cumbre de las Américas que Venezuela realmente no es una amenaza para la seguridad interna de EE.UU, esa intención no basta. “El decreto debe ser derogado porque es una espada de Damocles que amenaza a mi pueblo”, recalcó.

Hizo un llamado a la comunidad internacional para que estuviera alerta ante cualquier intento de atentar contra la democracia en Venezuela, en vísperas de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre.

“Las fuerzas bolivarianas hemos obtenido 18 triunfos de 19 elecciones. El 6 de diciembre, se expresará la voluntad del pueblo. Le pido al mundo estar atento a cualquier intento de violentar la vida política de Venezuela. Queremos continuar en democracia participativa y protagónica, por la vía de la paz. Nuestra vocación es eminentemente democrática, popular, pacífica. Hoy podemos decir que la República Bolivariana de Venezuela es un espacio para la dignidad de los pueblos del mundo”, expresó Nicolás Maduro.

“Cuando estemos conmemorando el 17 de diciembre del 2030 junto a nuestro pueblo y rindiéndole balance a nuestro Libertador, podamos decirle ¡Misión Cumplida!, ahora sí se pudo, Venezuela independiente y América Latina unida”, agregó.

Un mundo para la felicidad del género humano

El mundo sin guerras, sin hambre, sin desigualdad, sin discriminación, sin injusticia, es el mundo planteado por Chávez. Así lo vemos en el preámbulo del Plan de la Patria, que plantea justamente las necesidades que debe solventar la humanidad, para en los próximos 15 años, alcanzar las metas propuestas para una vida mejor.

“Este programa de gobierno para el período 2013-2019 responde a la consecución de dichos supremos objetivos: ¡Independencia y Patria socialista!

Como decía nuestro Libertador en 1820: Es imperturbable nuestra resolución de independencia o nada. Independencia definitiva o nada debe ser la divisa de las bolivarianas y bolivarianos de hoy. Independencia definitiva es nuestra causa y nuestra tarea permanente.

La independencia entendida desde el ahora, desde el aquí, nos obliga a ver hacia el pasado para encontrar el rumbo cierto hacia el porvenir. Es por eso que a la tesis reaccionaria de imperio y de la burguesía apátrida contra la Patria, nosotras y nosotros le oponemos la tesis combativa, creativa y liberadora de la independencia y el socialismo como proyecto abierto y dialéctica construcción: la independencia no ha terminado y la forjamos en nuestra lucha diaria y permanente.

Nos toca realizar plenamente el sueño libertario que nunca ha dejado de palpitar en la Patria y que hoy está latiendo de manera incesante. Así lo creo desde la fe combativa y la razón amorosa que me alienta: la herencia heroica nos obliga y tal exigencia es bandera y compromiso para nosotras y nosotros. Desde el tiempo que nos ha tocado vivir es preciso honrar los retos; tantos sacrificios no pueden ser en vano, hacerlos carne y sangre de la vida nueva tiene que seguir siendo el horizonte que nos llama y desafía.

(…) Éste es un programa de transición al socialismo y de radicalización de la democracia participativa y protagónica. Partimos del principio de que acelerar la transición pasa necesariamente por, valga la redundancia, acelerar el proceso de restitución del poder al pueblo. (…) Ahora bien, ¿cuál es el contexto nuestro americano y mundial en el que estamos dándole vida a un modelo alternativo socialista? Es claro que Nuestra América vive un cambio de época que arrancó, y es justicia reconocerlo, con la llegada al poder de la Revolución Bolivariana: un cambio de época que se caracteriza por un cambio real y verdadero de las relaciones de poder a favor de las grandes mayorías. Es claro, también, que el sistema-mundo capitalista atraviesa por una crisis estructural que puede llegar a ser terminal: una crisis que, por su catastrófica magnitud, nos obliga políticamente, como diría Martí, a aclarar y prever cada día, como de hecho lo hemos venido haciendo, para minimizar sus impactos sobre Venezuela. Pero hay un signo alentador que quiero destacar: ha comenzado a sentar sus bases un sistema internacional multipolar que se orienta hacia ese gran principio que Bolívar llamara el equilibrio del universo”.

17 Objetivos de Desarrollo Sostenible propuestos por la ONU

  1. Erradicar la pobreza en todas sus formas en todo el mundo
  2. Poner fin al hambre, conseguir la seguridad alimentaria y una mejor nutrición, y promover la agricultura sostenible
  3. Garantizar una vida saludable y promover el bienestar para todos, para todas las edades
  4. Garantizar una educación de calidad inclusiva y equitativa, y promover las oportunidades de aprendizaje permanente para todos
  5. Alcanzar la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas
  6. Garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos
  7. Asegurar el acceso a energías asequibles, fiables, sostenibles y modernas para todos
  8. Fomentar el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente para todos
  9. Desarrollar infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible, y fomentar la innovación
  10. Reducir las desigualdades entre países y dentro de ellos
  11. Conseguir que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles
  12. Garantizar las pautas de consumo y de producción sostenibles
  13. Tomar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos (tomando nota de los acuerdos adoptados en el foro de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático)
  14. Conservar y utilizar de forma sostenible los océanos, mares y recursos marinos para lograr el desarrollo sostenible
  15. Proteger, restaurar y promover la utilización sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar de manera sostenible los bosques, combatir la desertificación y detener y revertir la degradación de la tierra; frenar la pérdida de diversidad biológica
  16. Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles
  17. Fortalecer los medios de ejecución y reavivar la alianza mundial para el desarrollo sostenible.

Fuente Cuatro F

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*