Últimas Noticias
Home / Noticias / Economía / El dólar más oscuro

El dólar más oscuro

Por Luis Dávila

E l marcador DolarToday mejor conocido como dólar paramilitar o bachaquero, viene sufriendo, desde hace días, de incongruencias incalificables, muy parecidas a las de las autoridades del departamento del Norte del Santander en Colombia, cuando intentan explicar las razones por las cuales persisten largas colas para “tanquear” gasolina. Desde una perspectiva exclusivamente económica no hay lógica consistente para el supuesto incremento que ha registrado la tasa.

Álvaro Entralgo, presidente de la Cámara de Comercio del estado Lara, no se explica cómo la cotización de este marcador se mantiene aumentando luego de que el torniquete aplicado en la frontera pusiera fin en la práctica a las actividades de las casas de cambio en Cúcuta. Asegura que un alza en este valor no debiera generar incrementos en los precios de los productos en Venezuela, que deben ser calculados según las facturas de compra en manos de los comerciantes. No obstante, reportes de medios nacionales dan cuenta de un incremento de 20% en apenas dos meses y lo explican como una especie de profecía autocumplida, es decir, el precio sube porque las personas no quieren tener bolívares y, en consecuencia, se incrementa aún más.

Lo que pasa en Cúcuta

Para Oscar Forero, economista social y amplio conocedor de la realidad fronteriza, solo un análisis profundo de la economía y la política colombiana puede desentrañar este fenómeno que afecta a Venezuela pero cuyo origen se encuentra del otro lado de la frontera. De acuerdo con el investigador, algunos cálculos estiman que hasta un 35% de la economía de esa nación (lo que en términos técnicos se conoce como Producto Interno Bruto) está afectada por el narcotráfico, que tiene influencia tanto en la inyección de capitales como en la dinamización de la economía. “Prácticamente podemos decir que no hay empresa grande en Colombia en la cual el narcotráfico no tenga algún interés”, señala.

Eso explica la creación por parte del Banco de la República de Colombia (el ente emisor de ese país) de una reglamentación que permita un mercado de cambio de divisas alterno y no regulado en determinada zona del país, en este caso la frontera con Venezuela y al cual se le permiten realizar transacciones por hasta 10 mil dólares sin informarlo a las autoridades, mientras en Bogotá las doce casas de cambio debidamente registradas están obligadas a reportar al Banco de la República cualquier negociación por encima de los 500 dólares. “Si en la frontera con Colombia quiero cambiar 500 mil dólares, solamente tengo que dividir las transacciones hasta que resulten cada una en menos de diez mil dólares y nadie se entera”, explica. Así, al negocio del narcotráfico se le simplifica la legitimación de capitales.

Dos oligarquías

Desde la perspectiva política, señala Forero, es necesario conocer la estructura del poder en Colombia, conformada por dos oligarquías: la tradicional (a la que pertenece Santos) y que ha ocupado el poder desde la época de la independencia, y la que surgió a partir de los años ochenta producto del “boom” en el consumo de cocaína en los Estados Unidos, lo cual se tradujo en el fortalecimiento de poderosos carteles de la droga.

“En los años de Uribe vimos muchas capturas de capos del narcotráfico, pero parecía más una guerra entre bandas rivales que la acción del Estado para frenar la exportación de sustancias ilícitas”, reflexiona. De esta época datan los fenómenos del paramilitarismo y la parapolítica que se han enquistado en la sociedad colombiana. La necesidad de movilizar enormes cantidades de recursos económicos dieron como resultado el surgimiento de fenómenos como la inversora DMG, que llegó a mover importantes sumas de dinero mediante un esquema de estafa tipo pirámide en la cual el “inversor” recibía hasta el doble de su colocación en apenas un mes. Cuando este modelo se vino al piso con la captura de su máxima cabeza visible, David Murcia Guzmán, en el año 2009, estos recursos se movieron a la frontera con Venezuela.

Alianza Cúcuta-Miami

Refiere Forero que desde el año pasado opera una alianza entre el marcador llamado DolarToday y la mafia de las casas de cambio en Cúcuta, con la finalidad de reducir el valor del bolívar en una operación con la cual, al mismo tiempo, legitiman capitales de oscuros orígenes.

Cuando se cierra el mercado de la capital del departamento del Norte de Santander, en primer momento migra a Zulia, luego a Apure y finalmente a Puerto Ordaz y Puerto Ayacucho. “En esa zona están moviéndose los billetes de cien”, explica y asegura que hay una intencionalidad política, porque por lo general las mafias del narcotráfico prefieren transar con la moneda “fuerte” pero en esta zona la demanda es de bolívares, muchos de los cuales se movilizan en transacciones electrónicas.

Lo que dice el “mercado”

Un simple estudio comparativo entre los precios de los productos en bolívares en una de las más importantes tiendas de comercio electrónico en Venezuela y el equivalente en dólares en una tienda en línea de los Estados Unidos, indica que los pequeños comerciantes no están respondiendo a las supuestas alzas recurrentes del llamado dólar bachaquero, pues los precios si bien se sitúan muy por encima del valor Sicad, oscilando entre una tasa de cambio de 250 hasta 650 bolívares por dólar, en ningún caso alcanzan un valor superior a los 800, incluso en productos de alta demanda como los teléfonos inteligentes, que representan el renglón más buscado en las tiendas virtuales, lo cual sería un indicador fiable para suponer que estas alzas ocurren con una intencionalidad política, pues ni tan siquiera los pequeños oferentes están tomando este valor como su referencia para las transacciones.

Fuente Cuatro F

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*