Últimas Noticias
Home / Noticias / El coletazo de Obama
Por Oscar Rojas

El coletazo de Obama

Por Vladimir Adrianza Salas

Llega a su fin el período presidencial de Barack Husein Obama, con más penas que gloria según puede apreciarse. Pero, no quiere irse sin derribar al gobierno del Presidente Nicolás Maduro Moros, tal como contribuyó a hacerlo con el Gobierno de la Presidenta Dilma Rousseff en Brasil.

El apoyo dado al gobierno fascista de Mauricio Macri, es otra evidencia de la Política Exterior de Obama; un gobierno – el de Macri – que además de echar atrás varias de las conquistas sociales del pueblo argentino en los últimos tiempos, que se da a la tarea de meter en la cárcel a una activista social como Milagro Sala y de atropellar los más elementales principios de la diplomacia internacional, lanzando un piquete policial contra la Canciller venezolana Delcy Rodríguez, evidencia cual ha sido el signo del Gobierno de la primera potencia del planeta y su farsa, en cuanto a su compromiso con los derechos humanos en el mundo.

Y todo esto solo por citar un sucinto número de casos circunscrito al ámbito Latinoamericano.

La Smart Policy o “poder inteligente”

Tomando como referencia la definición publicada en el libro “La Agresión Permanente” de los autores Eva Golinger y Jean Guy Allard (2009), sobre la Guerra Irregular o Smart Power es:

La guerra irregular tiene como objetivo el control sobre la población civil y la neutralización del Estado, y su táctica principal es la contrainsurgencia, que es el uso de técnicas indirectas y asimétricas, como la subversión, la infiltración, las operaciones psicológicas, la penetración cultural y la decepción militar.

Basta con leer la definición y analizar brevemente su contenido, para entender por qué sobre Venezuela, durante diecisiete (17) años y más, se han aplicado todas las recetas esgrimidas en el manual de Gene Sharp para derrocar gobiernos.

Sin embargo, Obama se niega a aceptar su derrota en Venezuela, como tampoco es capaz de reconocer que buena parte de su accionar político, sus ambigüedades y su incoherencia, han constituido la médula de los factores que han influido sobre la derrota que de Hilary Clinton en las recientes elecciones presidenciales estadounidense.

El saboteo económico y el ataque mediático, han sido las tácticas principales de la “Guerra no Convencional” que vive la nación venezolana en estos momentos. El saboteo en todas las formas posibles; desde dentro de las instituciones del Estado, saboteo de la economía venezolana por parte de algunos entes privados, desinformación (saboteo a la verdad) sobre lo que sucede realmente en Venezuela, uso de las “bacrin” o bandas criminales, compuestas por paramilitares “desmovilizados” colombianos, entre otros delitos, para asesinara lideres como Robert Serra y Eliécer Otaiza, hace no mucho tiempo.

Sucesos recientes sobre Venezuela

Una larga lista de sucesos podemos citar en este proceso de desestabilización y en especial, durante el gobierno del Presidente Nicolás Maduro Moros y entre los mas recientes y notorios figuran:

  • El plan Freedom-2, cuyo eje central ha sido el la operación “Cerco y Asfixia”, ha fracasado en Venezuela, dado que no logró derribar al Gobierno Nacional antes de finales de Agosto de 2016, tal como fue planteado en el documento publicado. En estos momentos, pretenden reeditar elementos esa operación en lo que resta del período de Obama.
  • La oposición apoyada por Obama y los órganos de inteligencia estadounidenses, no ha sido capaces de sacar de Miraflores, al Presidente Nicolás Maduro Moros en 2016. Actores internos como Henry Ramos Allup, actual Presidente de la Asamblea Nacional (en desacato), han quedado descalificados ante la opinión pública nacional, por su desacertado lenguaje y por su incapacidad para entender el mandato popular recibido en las elecciones parlamentarias del pasado año.
  • La fallida convocatoria de la oposición venezolana el 1Sep2016, fue el epílogo de esa operación y que luego de que fallaran las convocatorias a sus seguidores en los meses de septiembre y octubre del corriente, no les quedó más remedio que hacer la farsa de dialogar, atendiendo las convocatorias del comité de los ex-presidentes, conformado al amparo de la UNASUR, al que posteriormente se incorporó la representación de la Santa Sede.
  • El histórico acuerdo petrolero, OPEP y no OPEP, que promete estabilizar el mercado petrolero mundial e iniciar la recuperación de los precios del petróleo, ha tenido la participación y el reconocimiento internacional hacia el Presidente Nicolás Maduro Moros, negando el argumento de la MUD de “abandono del cargo”.
  • Se ha hecho evidente agresión internacional contra Venezuela. La campaña mediática sostenida por meses en prensa internacional, entre otros factores, así lo evidencia.
  • La fallida acción de saboteo, recientemente efectuada contra el sistema bancario venezolano, donde quedaron al descubierto los directivos de Credit Card vinculados a la oposición venezolana, es otra evidencia del hecho. Solo falta la oposición declare que a sus directivos, “presos políticos del rrrreegimen”.

Sin embargo, en respuesta a todo lo anterior, estos factores han recibido un gran impacto reciente, mismo que ha sido el duro golpe que la medida tomada por el Ejecutivo Nacional sobre el cese de la circulación de los billetes de Bs. 100, ha causado en las “bacrin” cambistas colombianas de la frontera, agentes de desestabilización vinculado al “uribismo” y por supuesto, agentes de la Smart Policy de Obama.

Esta medida, aunque ha causado algunas molestias a la ciudadanía, ha hecho retroceder la cotización del dólar paralelo y potencialmente, ha causado la quiebra de muchas de las casas de cambio mafiosas, asentadas en la frontera colombo-venezolana.

Para culminar en este orden de ideas, podemos decir que, la MUD evidentemente está fragmentada y no representa la esperanza política que tenía la Administración Obama, para lograr un cambio de gobierno en Venezuela. Fragmentada, desarticulada, sin programa político visible, esa clase dirigente ha evidenciado su incapacidad para Gobernar un país como Venezuela, que lleva en su corazón y en su memoria, la marcada influencia de Simón Bolívar y particularmente, de Hugo Chávez.

Futuro inmediato

Obama pronto finalizará su mandato – el 20 de enero 2017 – transferirá el mando a Donald Trump, el rival político de Hilary Clinton, su abanderada, en las pasadas elecciones presidenciales de los EE.UU.

Su legado político positivo ante la historia de la humanidad es escaso y ambigüo. Y de cara a su país, solo con tomar en cuenta la cantidad de afrodescendientes estadounidenses muertos en su mandato, podemos justificar el calificativo anterior; por cierto, todo “un récord” en materia de violación a los derechos humanos y no solo es un récord, sino, en términos beisbolísticos, un imbatible “average”.

Parte de su desdicha la drena atacando a Rusia. Siente envidia del liderazgo de Vladimir Putin a nivel Global, reconocimiento que él no ha podido conseguir pese a su “Premio Nobel de la Paz”. Debe molestarle mucho a Obama, el reconocimiento que la revista Forbes ha hecho al Presidente Putin, nombrándolo: “el hombre mas influyente del planeta” en el presente año, sin contar otras otros reconocimientos de diferentes medios en años anteriores.

Obama no ha entendido y por lo que se ve no entenderá, el abismo en que ha caído. La paz es ansiada por el mundo entero y su Política Exterior, especialmente, su acoso a la Federación Rusa, ha puesto en peligro la tan anhelada y siempre deseada, paz mundial.

Obama se siente acorralado ante el discurso de Trump; Bashar Al Assad continúa en el poder pese a la destrucción y la mortandad ocasionada por el Daesh (EI) en Siria, milicia que a todas luces, es una creación de la Política Exterior estadounidense.

La falta de cooperación de su Administración para liberar Alepo en los últimos días, evidencia cuales han sido sus verdaderas intensiones: tumbar a un presidente a costa de la desgracia de un pueblo.

Siria, su pueblo, su ejército y su Presidente, con la ayuda de Rusia están derrotando al Daesh y para ello, NO han contado con la ayuda decidida y sin ambigüedades de los Estados Unidos de América, país que ha armado a los radicales para que continúen esa monstruosa guerra.

Por otra parte, su política petrolera, supuestamente exitosa en tiempos recientes, está terminando en fracaso. Dicha política ha causado grandes perdidas a tirios y troyanos en el mundo petrolero internacional, y sobre todo, ha llenado de basura y contaminación, el agua que bebe el pueblo del medio este estadounidense, el mismo que produce buena parte de la comida que ese país consume.

Este fallido premio nobel de la paz, no ha contribuido en absoluto con la paz en el mundo. Muchas personas del pueblo llano, a quienes hemos escuchado, opinan que debería devolver el premio que le fue adjudicado, pues, no ha hecho nada por merecerlo.

Al igual que lo que ha sucedido en Siria y en Libia, la agresión contra Venezuela es inocultable. Buena parte de la desestabilización del país, se debe a la articulación de planes provenientes del Departamento de Estado de EE.UU., basados en el estilo “Smart Power” en su Política Exterior.

La campaña mediática internacional y la descalificación de Venezuela por todos los medios de la derecha mundial, ha sido evidente. El intento de bloquear financieramente a Venezuela, ejemplificado por las acciones del City Bank bloqueando las transacciones internacionales del país, es otra evidencia de esto.

La agresión del Gobierno Argentino – del corrupto Macri – contra la canciller venezolana – Delcy Rodríguez – constituye una bochornosa página en la historia de la diplomacia suramericana y mundial, también influida por la Administración Obama.

Y para rematar, no solo ha hecho el ridículo declarando a Venezuela en 2015, “una amenaza inusual y extraordinaria” para los EE.UU. – decisión ratificada en 2016 – sino que, la reciente alerta a los viajeros estadounidenses en Venezuela demuestra que intentarán subvertir el orden antes de fin de año o en el peor de los casos, antes de la entrega su gobierno. Seguramente, para asemejarlo a lo sucedido en Venezuela en el 23 de enero de 1958.

Por todo lo anterior, no hay duda en afirmar que el Presidente Obama, intentará conseguir su “premio de consolación” en lo que queda de su mandato, ayudando a crear las condiciones, aparentemente objetivas, que conduzcan a la salida del poder del Presidente Nicolás Maduro Moros antes del 20 de enero de 2017. Sin embargo, e intentando ser lo mas objetivo posible, “el muchacho le ha salido respondón” al excepcionalismo estadounidense, tendencia que Obama respalda “desde lo hondo de su ser”, tal como lo afirmó en 2014.

Comentarios finales.

El pueblo venezolano quiere paz, al igual que todos los pueblos del mundo; las encuestas de diferentes fuentes, lo demuestran. Solo un pequeño grupo de persona, evidentemente pagadas, intentan fomentar la violencia entre los venezolanos, sobre todo, en este fin de año.

Chavistas y opositores en estos tiempos recientes, han padecido el sabotaje de la economía venezolana, mismo que se ha caracterizado por la inflación y la escasez inducida, el acaparamiento clandestino, el ataque en contra de nuestro signo monetario, y sobre todo, el impacto sobre las clases pobres.

Todo lo anterior debe recordarle a las masas populares, quien es su verdadero enemigo, que no es otro que la burguesía parasitaria, su controlada clase política y sus aliados internacionales. Buena parte de la población pide mantener el orden Constitucional y el chavismo de base, pide al gobierno nacional que actué para garantizarlo.

Las medidas a tomar deben ser ejemplarizantes para salvar el orden Constitucional en Venezuela. La anarquía solo favorecería los planes de una invasión de nuestro territorio.

Seguramente, será otro fin de año al estilo del 2002 para los venezolanos, por lo que se aprecia en el panorama político interno, esperemos que no, panorama altamente influido por las medidas finales de un gobierno fracasado de Barack Obama, tal como lo hizo su antecesor.

Las palabras de Hugo Chávez resuenan desde el infinito: no faltaran quienes traten de aprovechar coyunturas difíciles para derribar la Revolución Bolivariana, marcha exitosa que debemos garantizar. Descrito su pensamiento en estas resumidas palabras.

No solo el chavismo debe mantener la importancia de la unidad, es necesario que todos los venezolanos entendamos que la violencia inducida por factores externos, atenta contra la vida de todos nosotros. Es necesario defender la integridad y soberanía nacional, la patria (que no es de papel toilette), y buscar en el respeto a la Constitución Bolivariana de 1999, sin argumentos maniqueos, las alternativas para salir de una crisis totalmente provocada, por los que pretenden subordinar al país, ante las clases pudientes internas y los intereses internacionales.

No solo el chavismo debe mantener la importancia de la unidad, es necesario que todos los venezolanos entendamos que la violencia inducida por factores externos, atenta contra la vida de todos nosotros. Es necesario defender la integridad y soberanía nacional, la patria (que no es de papel toilette), y buscar en el respeto a la Constitución Bolivariana de 1999, sin argumentos maniqueos, las alternativas para salir de una crisis totalmente provocada, por los que pretenden subordinar al país, ante las clases pudientes internas y los intereses internacionales.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*