Últimas Noticias
Home / Noticias / “El CLAP es la solución”
Bolsas-Clap-1

“El CLAP es la solución”

Por Verónica Díaz Hung

Como ha sucedido desde que comenzó el asedio contra Venezuela, los llamados “bachaqueros” se han organizado para imposibilitarnos comprar comida. Llegan temprano, a veces desde la madrugada, reparten números, ejercen violencia y el control de las colas con la complicidad de muchos comerciantes que se han unido a esta guerra despiadada contra la Revolución Bolivariana. Con angustia cada día vemos cómo los tradicionales centros de abastecimiento ya no nos abastecen, en un esfuerzo desesperado de la derecha y el imperialismo por hacer verdad la tan publicitada “crisis humanitaria” que según ellos habría obligado a los venezolanos a comer gatos, perros y hasta palomas.

La capitalina parroquia El Paraíso es uno de los tantos ejemplos de la guerra económica contra el pueblo de Bolívar. Se trata de un espacio geográfico que debería ser atendido por varias grandes cadenas de supermercados y de farmacias, incluso cuenta con un Makro, pero en cada uno de ellos se reproducen las desesperantes colas para comprar alimentos básicos. Los bachaqueros y sus jefes están organizados y nosotros no, por lo que hasta ahora nos van ganando la pelea.

En Venezuela el 80% de los canales de distribución de los productos básicos hasta hoy están controlados por el sector privado, que en su mayoría se ha sumado al golpe contra el presidente Nicolás Maduro y contra la democracia venezolana, caotizando la distribución de los alimentos para que la sentencia del “hambre” en Venezuela emanada por el Departamento de Estado de los Estados Unidos se haga realidad.

Por eso surgieron los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) como una nueva forma de organización del pueblo para distribuir los alimentos casa por casa.

La iniciativa, aún incipiente, ha sido objeto de despiadadas campañas de desprestigio, bajo la premisa de que “ahora los chavistas serán los que deciden quién come y quién no”, irónicamente ignorando que fue la derecha quien decidió que el pueblo pasara hambre y sin escrúpulos mueve todo su poder económico para que nuestras neveras estén vacías.

p10-FOTO-CLAP_Gamez

José Luis Gámez, miembro del Estado Mayor del CLAP en la parroquia El Paraíso, conoce lo bueno y lo malo de los CLAP, ya que es uno de los encargados de practicar la técnica del “punto y círculo” que nos enseñó el Comandante Chávez para organizar a las comunidades y que hoy se usa para llevar la comida casa por casa a través del pueblo organizado.

– ¿Por qué son necesarios los CLAP?

– El tener solo el 20% del canal de la distribución y que la derecha controle el resto nos pone en desventaja dentro de la guerra económica y eso se agrava porque no todos los productos llegan a los canales del Estado o los recibimos en pocas cantidades, por lo que el deber ser de reponer los productos cada 21 días todavía no se puede cumplir, pero estamos trabajando para lograrlo.

– Muchos se quejan de que la bolsa no les llega y si llega tiene pocos productos.

– Ciertamente todavía está en construcción todo este proceso, por lo que los CLAP deben canalizar la esperanza que es uno de los legados que nos dejó Chávez, hay que generar la esperanza sabiendo que le está llegando a otra comunidad, pero que también nos va a tocar. Nosotros desde el Estado Mayor de los CLAP a nivel parroquial debemos garantizar una programación para atender a todos, en nuestro caso a través de Fundeca, Día a Día, Pdval y Pdmercal.

– ¿Pueden coexistir dos CLAP en una misma zona?

– No en un mismo territorio, porque no se pueden solapar ya que los CLAP son territoriales, eso significa que tu calle empieza aquí y termina aquí, este es tu espacio y no puedes salirte de él. El comandante Chávez siempre nos enseñó que hay que determinar ese espacio territorial definido en el norte, sur, este y oeste. Y si a mí me tocan 50 familias yo debo atenderlas y garantizarles que cuando toque la distribución del CLAP la bolsa les va a llegar.

– ¿Existe alguna discriminación por ideología política?

– Nosotros no los excluimos, ellos se autoexcluirán si así lo desean. Donde encontramos un opositor que quiere recibir los alimentos lo admitimos y le llevamos un mensaje, ya que el CLAP es una instancia política en donde sus responsables son cuadros revolucionarios, por lo tanto aquellos Consejos Comunales que quieran ser atendidos teniendo un pensamiento distinto a nosotros deben avalar al chavista que está allí. Cada vez que se atiende un sector el que no se quiso censar entonces ahora sí quiere censarse y nosotros les decimos te respetamos tu pensamiento político pero recuerda que quien te está trayendo el alimento es la Revolución y bienvenido si te quieres unir a nosotros. Buscamos que por lo menos acepte la política que estamos desarrollando y que el CLAP es la solución, porque significa la autogestión de los problemas que cada uno de nosotros tenemos, porque estamos aprendiendo a administrar nuestras necesidades y estamos obteniendo resultados muy importantes en organización y concientización.

– ¿Cómo es la contraloría social dentro de los CLAP?

– Es la misma gente, eso surge casi automático. Si yo te pago una bolsa tú me la tienes que dar, no te puedes hacer el loco y eso obliga a que los voceros de cada calle sean responsables y cumplan.

– ¿Cómo se estimula la producción local?

– El CLAP es productivo, lo que quiere decir que nosotros podemos comenzar a producir lo que necesitamos. Nuestros abuelos sabían cómo hacer jabón pero por la facilidad que nos ofrecían las corporaciones perdimos ese conocimiento, pero esos saberes se están retomando.

– ¿Pero se tiene acceso a los insumos para fabricar?

– Nosotros tenemos que garantizar la materia prima y ofrecer los conocimientos para generar la autosuficiencia de lo que necesitamos con productos, incluso de mayor calidad, para que no dependamos del exterior, o por lo menos lo menos posible, y eso da soberanía y seguridad alimentaria. Venimos de una generación boba que se acostumbró a no producir y vivir solo del petróleo y eso cambió con la caída de los precios del crudo, porque tirios y troyanos estamos viviendo la misma situación, por eso es que el CLAP tiene su buena pegada, porque estamos trabajando para salir de esta crisis y sí vamos a salir.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*