Últimas Noticias
Home / Noticias / Cuatro F / De brujos, hechiceros, nigromantes y charlatanes pagados en dólares

De brujos, hechiceros, nigromantes y charlatanes pagados en dólares

Por Pedro Gerardo Nieves/ Cuatro F/

Hemos determinado un método infalible para predecir la activación de enviones contra la estabilidad democrática del proceso revolucionario venezolano. No apelamos a intrincadas maniobras ni experimentaciones científicas, ni al análisis político serio, estructural y situacional. Tampoco echamos mano a la dialéctica hegeliana y nada que le hemos parado bolas a las sesudas disquisiciones de Marx, Engels, Lenín, Mao o cualquier tigre de la política y la revolución.

Y a pesar de no hacer caso al esperrugío oráculo de Luis Vicente León y mucho menos leer los vomitivos análisis que pululan en pretenciosas páginas web, hemos llegado a una sorprendente epifanía que nos concede la capacidad adivinatoria de los fenómenos políticos que el imperialismo pretende causar en nuestros lares. ¡Somos adivinos!

Pero ya le explicaré. No ha sucedido que nos hemos transformado también en clarividentes, mentalistas, hechiceros, chamanes que le muestran el rostro de su enemigo en un vaso de agua, que le hacen regresar al amor casquivano implorando perdón, que lo curan de la tenebrosa acción de las brujerías con males postizos, ni le hacen disfrutar de cuantiosas morocotas que aguardan enterradas para que un iluminado las consiga. Nada de eso, mi gallo.

La vaina es la mar de sencilla: cada vez que los gringos, léase “imperialismo” para mayor entender; pretenden detener por las malas al gobierno revolucionario, se incuba previamente a través de sus medios de comunicación una sensación apocalíptica de zozobra, de fin de los tiempos, de armagedon definitorio. Todo por vocería de brujos, hechiceros, adivinos, nigromantes y cualquier otra laya de profesionales de la ignorancia y la violencia, muy bien pagados con dólares en rama.

A veces con preocupación, y a veces con perezosos bostezos, en los previos momentos al calentamiento de calle que inducen desde los centros imperialistas del poder, corroboramos declaraciones de estos rufianes que dan cuenta del catastrófico final del gobierno bolivariano y la revolución, de sangrientas jornadas de manifestaciones populares con dolorosos saldos de víctimas, de enfermedades que afectan a los líderes y el pronunciamiento de cachuchas que nos sacarían del atolladero de la violencia.

Todos estos bicharangos se cuidan, eso sí, de advertir que después de recoger sus muertos, (sin importar si somos nosotros, ustedes o nuestros seres queridos) vendrán tiempos luminosos para la patria y manará leche y miel desde la alturas. Recogiendo el tripero del pueblo, volveremos a ser felices, pues.
Taxonomia de la ignorancia dirigida

Reinaldo Dos Santos, un brasilero radicado hace ya varios años en Estados Unidos, constituye uno de los más asquerosos personajes del chamanismo prefabricado de los aparatos de propaganda gringos.

(Mal)nacido en Brasil, Reinaldo Dos Santos da cuenta en su website de una infancia plena de privaciones, abusos y el abandono de su madre que, no es difícil entender, generó la desintegración de su estructura afectiva para convertirlo en un peligroso sociópata.

Como buen charlatán posee una alta autoestima y se piensa, cual Narciso, como alguien grandioso que no tiene ninguna reserva en pasar por encima de quien sea, sin sentir ningún remordimiento por las consecuencia de sus acciones.

Este desgraciado ser, avecindado en el Estado de Florida, meca de todos los tipos de incultura e ignorancias, luego de un tortuoso periplo por Bolivia, Ecuador y Perú donde sumó a su profesión de charlatán los galones de contumaz estafador, hoy se convierte en gris superestrella de los medios de la noticia-entretenimiento que ahítos consumen las masas narcotizadas.

El caco no se ocupa solamente de anunciar enfermedades, ruinas, atentados y tempestades. También se mete en política donde ha cosechado muchos fracasos y vergüenzas y unos sobreexpuestos aciertos que más responden a prospectiva de la racionalidad que a dictados esclarecedores del inframundo.

Por supuesto, como vedette de la telebasura que patrocina el clan Estefan y demás gusanaje cubano en Miami, se relamen los labios cuando son llamados para dar cuenta de sus profecías. Así, este vistoso y amanerado hechicero ha vertido en web, tv, radio y medios impresos todos los anuncios de tragedias que se abaten contra Venezuela bajo el rrrrégimen chavista con la mala fortuna de continuos desaciertos, para bien de nosotros.

Pero aún, más allá, el sociópata ha sido denunciado por Diosdado Cabello de procurar a través de medios electrónicos unas tarjetas (mandos electrónicos) de aviones Sukhoi cuyo precio es de varios millones de dólares. También explica en la comunicación interceptada por Diosdado los preparativos para el despliegue de 1.500 mercenarios que le harían el encargo a María Corina, Leopoldo, Ramos Allup, Radonsky y compañía. Es decir, el atildado galán de la brujería le mete el pecho durísimo al tráfico de armas como aprendiz de perro de la guerra y al también duro mercenarismo internacional.

Desde su cuenta en twitter, que cuenta con más de un millón quinientos mil seguidores, Dos Santos suelta un estercolero nauseabundo, porque no se conforma con difundir sus predicciones, sino también toma partido en la política doméstica venezolana. De hecho, como buen empleado del fascismo criollo titireteado por los gringos, además del veneno que arroja contra todo patriota, le ha arreado varios escupitajos al inefable Henrique Capriles Radonsky por ser demasiado blando y fresita. Ni se diga de sus “mensajes a los militares venezolanos” instándolos a montarse en la quimérica aventura del golpe de Estado.

Es Reinaldo Dos Santos el estandarte de una pléyade de astrólogos, brujos, videntes y demás charlatanes que son convenientemente alineados para aplicar la hitleriana idea comunicacional de impactar a lo límbico de las masas creando esperanza de violencia en criminales y forajidos; zozobra y desestabilización en las capas medias y tiran la atarraya para ver si un patsie (un perdedor que quiere 15 minutos de fama a costa de lo que sea) se lanza por el barranco del asesinato e incluso magnicidio.

Y no son las capas moderadas de oposición quienes manejan estos terribles monstruos: son los encorbatados agentes del fascismo imperial más enconadamente macartistas que desde sus think thank en el norte apelan a primitivas pero sofisticadas maniobras de manipulación sicológica de masas para dar al traste con los afanes de liberación y socialismo del pueblo venezolano.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*