Últimas Noticias
Home / Opinión / Columnas / Clodovaldo Hernández / Cuatro borracheras de poder por Clodovaldo Hernández

Cuatro borracheras de poder por Clodovaldo Hernández

Clodovaldo Hernández/ Cuatro F

Tan pronto sienten que están ganando, los dirigentes opositores se atoran. Cuando creen que ya están a punto de tomar el poder, muestran su verdadera cara, sus reales intenciones. Con ello logran dos cosas: reunificar al chavismo, si este anda desperdigado y desconcertado; y asustar a sus propios seguidores. En estos 18 años, esto ha ocurrido muchas veces, pero veamos cuatro:

P4- CUATRO TEMAS- 1

Abril de 2002: un “demo” patético
Cuando lograron tomar el poder por medio de un movimiento de generales preñados (hay que apegarse a lo que diga el Tribunal Supremo, para bien y para mal), ninguno contuvo sus ansias de revancha ni sus ambiciones personales y grupales. Los sucesos de abril de 2002 fueron un “demo” escalofriante de lo que es la derecha en pleno desquite.

Unos salieron a cazar chavistas, con aires de buscador de recompensas de película western. Otros se movieron como pesos pluma para obtener su cuota de poder; y otros se dispusieron a cuadrar las primeras medidas y políticas contrarrevolucionarias.

Hasta los figurones de la TV se mostraron arrogantes y auparon a la gente a que se sumara a la “limpieza étnica”. Borrachos de poder, borraron la Constitución Nacional y a todos los poderes constituidos.
Consecuencia: dos días más tarde, casi todos aparecieron por ahí pronunciando una de sus frases favoritas: “¿Yo?, ¡noooo, yo no fui!”.

p4- CUATRO TEMAS 2

Pinky y Cerebro dominan el mundo

A pesar del susto que muchos sufrieron cuando vieron al pueblo volcado a las calles, los integrantes de la alianza de abril se alinearon de nuevo en diciembre para desarrollar un paro nacional. Empresarios, sindicalistas de viejo cuño, curas retrógrados, empleados petroleros dirigidos por una camarilla trasnacionalizada y enamorada de sí misma, y dueños de medios, todos bajo la dirección general de los titiriteros imperiales, se lanzaron de nuevo tras el objetivo del derrocamiento del comandante Hugo Chávez.
Apenas sintieron que lo estaban logrando, se pusieron como locos. Cada tarde aparecían dos personajes que parecían sacados de la comiquita Pinky y Cerebro y les aseguraban a sus acólitos que su plan era dominar al mundo… y que ya lo estaban logrando. Los “partes de guerra” (así les decían, sin ningún empacho) cada día eran más engreídos y perdonavidas.

Unos días después, cuando la Revolución Bolivariana comenzó a remontar el marcador en contra y logró elevar las anclas del buque tanquero entonces llamado Pilín León, los líderes opositores comenzaron a darse cuenta de que se les venía encima una nueva y fea derrota. No pasó mucho tiempo hasta que Cerebro le dijo a Pinky: “¡Este paro se nos fue, se nos escapó de las manos!”.

p4- CUATRO TEMAS 3

¡Ríndanse, están rodeados!
La coalición opositora MUD (antes llamada Coordinadora Democrática) obtuvo su primera victoria electoral clara y contundente el 6 de diciembre de 2015, en las elecciones para la Asamblea Nacional. Una vez más, ebrios de éxito, creyeron que habían arribado a la meta final.

Todos asumieron la actitud de “¡ríndanse que están rodeados!”, en especial el veterano Henry Ramos Allup, quien inició su gestión como presidente del Parlamento sacando los retratos de Chávez y del “Bolívar amulatado”. Prometió que en seis meses, Venezuela tendría un nuevo gobierno.

Entusiasmados por el ultimátum, en la MUD comenzaron a repartirse los cargos y, claro, ahí se les trancó el serrucho, porque todos quieren la misma silla.

p4- CUATRO TEMAS 4

Inquisidores y escupidores
Luego de la embriaguez de poder por una victoria electoral ha llegado otra curda, producto de una nueva escalada de violencia, todavía en desarrollo.

Varias semanas de desórdenes en unos cuantos focos del territorio nacional han llevado a la dirigencia opositora a sentir que ya tienen al país en sus manos y han instruido a sus seguidores para que inicien otra “limpieza étnica”, esta vez con persecuciones no solo en Venezuela, sino en varios otros países, siempre con una amplia difusión a través de redes sociales y medios de comunicación internacionales.

El comando especialmente borracho de Miami se ha lanzado con todo en eso de las persecuciones. Patricia, la hija de Poleo, ha dicho que se debe castigar a todo aquel que tenga algo que ver con el gobierno revolucionario. Los violentos de las protestas –al parecer algo más que simplemente ebrios– se toman al pie de la letra tales órdenes y han comenzado a quemar gente, como en tiempos de la Inquisición.
Un escritor de telenovelas y locutor de cuñas demuestra cuán contagiosa es la “voladora” de la oposición cuando pierde todo su aquilatado glamour y celebra que a los chavistas se les persiga y escupa donde quiera que vayan.

Es la historia que se repite: creen estar cerca de asumir el poder y ya comienzan a demostrar cómo será su obra de gobierno. ¡Zape, gato!
(clodoher@yahoo.com)

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*