Últimas Noticias
Home / Noticias / Internacionales / Cámara de diputados de Brasil busca poner a la derecha en el poder tras golpe de Estado
Brazil's lawmakers celebrate after they reached the votes needed to authorize President Dilma Rousseff's impeachment to go ahead, at the Congress in Brasilia on April 17, 2016.
Brazilian lawmakers on Sunday reached the two thirds majority necessary to authorize impeachment proceedings against President Dilma Rousseff. The lower house vote sends Rousseff's case to the Senate, which can vote to open a trial. A two thirds majority in the upper house would eject her from office. Rousseff, whose approval rating has plunged to a dismal 10 percent, faces charges of embellishing public accounts to mask the budget deficit during her 2014 reelection. / AFP PHOTO / EVARISTO SA
Brazil's lawmakers celebrate after they reached the votes needed to authorize President Dilma Rousseff's impeachment to go ahead, at the Congress in Brasilia on April 17, 2016. Brazilian lawmakers on Sunday reached the two thirds majority necessary to authorize impeachment proceedings against President Dilma Rousseff. The lower house vote sends Rousseff's case to the Senate, which can vote to open a trial. A two thirds majority in the upper house would eject her from office. Rousseff, whose approval rating has plunged to a dismal 10 percent, faces charges of embellishing public accounts to mask the budget deficit during her 2014 reelection. / AFP PHOTO / EVARISTO SA

Cámara de diputados de Brasil busca poner a la derecha en el poder tras golpe de Estado

Caracas, 18 abr.- Tras haber sido aprobado el juicio político de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, por parte de la Cámara de diputados con 367 votos por el Sí, 167 en contra y 7 abstenciones, la derecha buscará adueñarse de la Presidencia tras lo que ha sido calificado por la mandataria como un golpe de Estado.

El Sí al impeachment (proceso de incapacitación de altos funcionarios de Gobierno, incluido el Presidente) recogió los 342 votos necesarios (dos tercios del total) para aprobar la moción de destitución y ahora pasa a consideración del Senado, presidido por Ricardo Lewandowski.

El senado cuenta con 81 miembros, esta instancia es donde se dará inicio al propio juicio político de Rousseff, que para ser aprobado debe obtener el voto de la mayoría simple (41) con un quórum de 42 senadores. De lograrse estos votos y comenzar el proceso la Presidenta tendría que separarse del cargo de manera provisional por 180 días, equivalentes a seis meses, período en el cual la Cámara alta tomará la decisión y emitirá el veredicto final, explica un despacho de Telesur.

Para que se de la destitución definitiva de la mandataria brasileña, ésta debe ser aprobada con al menos dos tercios (54) de los 81 senadores.

Si Rousseff abandona el cargo lo asumiría temporalmente el vicepresidente Michel Temer, del centrista Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) que rompió su alianza con el Partido de los Trabajadores (PT), y terminaría el mandato en 2018.

No obstante, la Corte Suprema pidió un proceso de juicio político que de llevarse a cabo, junto al de Rousseff, asumiría el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, quien deberá llamar a elecciones dentro de 90 días para elegir a un nuevo jefe de Estado de la nación suramericana.

Cunha, quien se ha convertido en uno de los promotores de la convocatoria de la destitución Rousseff, es investigado por su presunta participación en el escándalo de corrupción en la estatal Petrobras. Sobre él además recaen varias investigaciones por presuntas actividades ilícitas.

En octubre de 2015, las autoridades brasileñas pusieron en marcha una investigación penal por lavado de dinero, luego de que las autoridades suizas proporcionaran a los fiscales brasileños los detalles de cuatro cuentas bancarias suizas en su nombre.

En Brasil, el Gobierno de Rousseff y el líder de izquierda, Lula Da Silva, enfrentan junto al pueblo en las calles una persecución judicial por parte de factores de la derecha brasileña, apoyados por las elites mediáticas que intentan mancillar la imagen de Lula y Rousseff.

El pueblo brasileño ha salido a las calles a marchar en reiteradas ocasiones en rechazo a este intento de derrocamiento, que también ha sido condenado por varias naciones del mundo y organismos internacionales como el Mercado Común del Sur (Mercosur) y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

 

Fuente/AVN

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*