Últimas Noticias
Home / Noticias / Cuatro F / Arco Minero y precio del petróleo

Arco Minero y precio del petróleo

Por Fernando Travieso/Cuatro F/

Anterior a la hegemonía del dólar, la libra esterlina sustentada en las amplias reservas de oro del Reino Unido, era la moneda que regía en el comercio mundial, hasta la Segunda Guerra Mundial, cuando mediante los Acuerdos de Bretton Woods de 1944, el dólar la desplaza estableciéndose un cambio fijo de 35 dólares por onza.

La Reserva Federal de los Estados Unidos estaba obligada a cambiar cada unidad de su moneda que le fuese presentada por el equivalente en oro, lo que permaneció hasta 1971, cuando el Presidente Richard Nixon (1969-1974) eliminó la convertibilidad y colocó a la moneda de USA a flotar en el sistema financiero junto al yen japonés y el marco alemán, depreciándose y encareciendo las importaciones en la nación del norte con su dosis de inflación.

En 1974 Arabia Saudita comienza a vender el petróleo exclusivamente en dólares, lo que es seguido por la OPEP a partir de 1975, todo el que quisiera adquirir el hidrocarburo necesitaba la moneda del norte, convirtiéndola en reserva mundial de valor, sustentada en la continuidad del negocio petrolero dada por la vida útil de las reservas (años de producción) y el compromiso por parte de los países de vender el energético en la moneda acordada.

El sistema del petrodólar le ha permitido a Estados Unidos mantenerse como la economía más rica del mundo, pero también el desarrollo de China como gigante industrial, el crecimiento de Rusia y la potencia alemana.

El oro monetario, el que ha sido refinado a 99,99% de pureza, constituye parte de las reservas internacionales de los diferentes países, Rusia y China han aumentado de manera significativa la cantidad del mismo.

El abanico de grandes potencias, si añadimos al G7 y a la India, se encuentran conformes con el sistema actual (petrodólar) en términos económicos, pero las diferencias geopolíticas por el control de áreas con importantes reservas de petróleo por ejemplo, ha llevado a las naciones rivales a proponer un sistema de venta del hidrocarburo que no se encuentre atado en exclusividad al dólar, lo que hasta ahora han sido intentos no concretados.

Otro elemento que atenta contra la continuidad del petrodólar en el tiempo es el agotamiento de las reservas de petróleo, dando las mismas todavía una buena cantidad de años al sistema, pero haciendo que paulatinamente las naciones líderes busquen reforzar su posición en oro.

El Arco Minero de nuestra nación es la segunda reserva de oro en yacimientos más grande del mundo después de Sudáfrica, además de contar con diamantes, coltán, cobre, hierro y bauxita entre otros, siendo a futuro las reservas del mineral amarillo un elemento fundamental del nuevo sistema monetario.

Su desarrollo armónico en función del respeto a la naturaleza es necesario, y urgente, dado que de no realizarse su implementación la minería ilegal impulsada desde el exterior por quienes se benefician del contrabando del recurso, sería imparable.

Los planes de construir una refinería en el país para producir oro monetario en lingotes, permitirán fortalecer nuestras reservas del recurso y comercializar con un producto de alto valor agregado.

El desarrollo e industrialización del “Arco Minero” es una prioridad y oportunidad para el país, en el que la población local debe ser atendida con diligencia para evitar la repetición de la economía de campamentos mineros que tanto daño ha causado en Venezuela y América Latina, explotando el recurso y abandonando en peores condiciones la zona una vez finalizado.

La región del “Arco Minero” es parte de la geopolítica mundial por las riquezas naturales, haciendo que su desarrollo por empresas mixtas de capital mayoritario estatal y de la mayor variedad de países posibles, a la par que se ha hecho en la “Faja Petrolífera del Orinoco Hugo Chávez”, sea la estrategia correcta.

Mientras el mundo se dirige a la reinserción del oro como base del sistema monetario, pudiendo faltar una buena cantidad de años si nos basamos en las reservas de hidrocarburos líquidos, o menos tiempo en función de los giros de la geopolítica, el valor del barril de petróleo a pesar de la falta de consenso en la última (169) reunión ministerial de la OPEP se estabiliza y fortalece, por razones de peso como la creciente demanda del recurso, la caída en la producción de esquisto y la interrupción coyuntural del suministro por el incendio en la zona de producción de arenas bituminosas de Athabasca en Alberta, Canadá, y el atentado al oleoducto en el delta del río Níger en Nigeria.

La cesta petrolera venezolana llegó a los cuarenta dólares para esta fecha, precio que si alcanza a convertirse en promedio del año, igualaría lo pautado en el presupuesto 2016, lo que pudiera ser realizable teniendo en cuenta que las compañías petroleras han expresado que el umbral para reanudar sus inversiones es de 60 dólares (Crudos marcadores WTI y Brent), situado 10 dólares promedio por encima del petróleo venezolano.

En medio de las dificultades producto de la guerra económica, la de precios del petróleo y el acoso al país por sus recursos naturales, se evidencian tendencias positivas en el mercado de hidrocarburos líquidos, que en conjunto con el mejoramiento del nivel de agua en el embalse del Guri, vislumbran un panorama positivo nacional.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*