Últimas Noticias
Home / Opinión / Columnas / 6D: La verdadera encuesta

6D: La verdadera encuesta

*Miguel Ugas

06/12/2015

La suerte está echada, estamos en el 6D, día de las elecciones  para la renovación de la Asamblea Nacional; esperado día, en el que ya no habrá cabida para ningún tipo de especulaciones. Hoy por la noche conoceremos los resultados de las 87 elecciones circuitales, de las 24 elecciones listas estadales y los de la elección de los tres diputados indígenas; hoy se tendrá información precisa de la nueva configuración política del Parlamento Nacional, en total, 167 legisladores, sin que haya espacio para las proyecciones sinuosas.

Es decir, llegó la hora: la de la verdadera encuesta, en la que el pueblo ha de expresar, sin tapujo, su decisión libre y soberana. Decisión que las Juntas Electorales Regionales y el Consejo Nacional Electoral sabrán registrar y respetar con la rigurosidad del caso como así ha acontecido en las 19 elecciones precedentes, desde que el Comandante Chávez accedió al poder.

Intenciones manipuladoras

Hoy sabremos, en consecuencia, con toda precisión si los vaticinios de las empresas encuestadoras, y, especialmente, de los opinadores identificados con la visión de país promovida por la derecha venezolana y las  declaraciones de los más encumbrados dirigentes de ésta, se ajustaban a la realidad o respondían a las consabidas intenciones manipuladoras de las que siempre han hecho gala en oportunidades electorales anteriores.

Mientras, en el campo bolivariano siempre se mantuvo el criterio de considerar el carácter, relativamente, estrecho que tendrían estos resultados, en el campo opositor, por el contrario, se quiso proyectar la imagen de que el triunfo estaba asegurado con una diferencia, que, los más osados, llegaron a estimar hasta por encima de 30 puntos.

Encuestadoras, tales,  como Datanálisis, Consultores 21, Varianza, Delphos, Ivad, Datincorp, poniendo en riesgo la seriedad y ética profesional a la cual se deben y jugando, como siempre, a favor de los enfoques y posiciones de la derecha, se solazaron durante todos estos meses previos al 6D con el espejismo de que era irremediable el triunfo de los candidatos de la oposición, paraopositores muchos de ellos, debido a la calamitosa situación económica existente en el país; así lo pretendieron proyectar en el imaginario colectivo.

Obviando, claro está, el hecho objetivo de que la penosa situación económica era y es inducida por el propio brazo económico de la burguesía parasitaria (Mendoza-oso dixit), monitoreada, a su vez, por los dispositivos de los centros del poder imperialista.

La derecha paraopositora, confiada en que la angustia, la tensión y la zozobra crecientes en la población, generadas por el desabastecimiento, escasez de productos y alza desmedida de los precios iban a ser suficiente para inclinar la decisión electoral  de los venezolanos y venezolanas, se planteó recrear una matriz de opinión favorecedora de lo que la sociología electoral ha definido como el voto castigo, en este caso, inducir a votar no por las bondades de la oposición, que a decir verdad son bastante escasas, sino en castigo al gobierno de Nicolás Maduro.

Tinglado paraopositor

Montaje aderezado, además, por el saboteo a los servicios públicos (ya van siete personas muertas, desde septiembre por manipulación indebida del sistema eléctrico nacional); por la exacerbación mediática del complejo problema de la inseguridad; por el descrédito programado de las instituciones públicas, especialmente del poder electoral, garante del normal desarrollo de las elecciones; la presión indecorosa de los agentes de la derecha internacional intentando socavar la imagen y naturaleza  democráticas del gobierno bolivariano; la amenaza velada pero sistemática del imperialismo en contra del país; el cerco mediático que el aparato comunicacional trasnacional mantiene sobre Venezuela, etc.

Todo un tinglado que se pondrá en evidencia cuando el elector se encuentre frente a la máquina de votación y suceda lo que habrá de suceder (para lo cual no se requieren dotes de pitonisa): la mayoría del pueblo venezolano reivindicando su conciencia de pueblo chavista, optará por los candidatos de las fuerzas patrióticas.

“Soy un pueblo”

La derecha y el imperialismo, subestimaron a Chávez en vida y lo continúan subvalorando, ahora que ha trascendido. Y es, precisamente, esta pérdida de perspectiva histórica la que los lleva a no ubicarse en la realidad, a no entender que cuando Chávez dijo “ya yo no soy yo sino soy un pueblo que ha asumido conciencia” estaba interpretando un cambio, el cambio real, que se había operado en la conciencia del pueblo venezolano que, asumiéndose como sujeto histórico, sabe reivindicar su  papel estelar en el proceso de transformación que se inició en el país con el advenimiento de Chávez al primer plano del escenario nacional y que ahora corresponde acentuar y profundizar.

Está claro que la mayoría del pueblo venezolano por más vicisitudes que pase, por más obstáculos que le pongan, por más tangos que le quieran hacer bailar, tiene la decisión y la voluntad de no dar un paso atrás en su camino de redención histórico-social. Y a  esta derecha maltrecha, paraopositora y desnacionalizada no le queda otro recurso que cambiar de rumbo, asumir un camino de reencuentro con la voluntad nacional, si es que llegase a plantearse algún día, realmente, la construcción de un consenso que le favorezca.

Corazón del pueblo

Hinterlaces, la encuestadora que hasta ahora tiene el record de aciertos en cuanto a pronósticos electorales se refiere, demostrando con ello que su capacidad analítica siempre va al compás del latir político del corazón del pueblo venezolano, ha señalado la tendencia que, también, a nuestro juicio, ha de expresarse en las urnas electorales. Anochecerá y tendremos los resultados, haciendo votos porque este 6D sea un día de paz y de fiesta democrática. De todas formas hay que estar alerta por sí la ultraderecha paraopositora se decide desatar los demonios con los que tiene amarrados el canto de fraude previsto. Mosca pues.

*miguelugas@gmail.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*