Últimas Noticias
Home / Noticias / Cuatro F / 4 de febrero: El pueblo en Rebelión permanente
Teniente Coronel Hugo Chávez Frías, en la intentona golpista del 4 de Febrero de 1992

4 de febrero: El pueblo en Rebelión permanente

Por Modaira Rubio

El Comandante Eterno Hugo Chávez, señaló en 2011, en los actos conmemorativos de esta heroica fecha celebrados en Valencia, que el padre de la Rebelión cívico militar del 4 de febrero, fue y seguirá siendo el Libertador Simón Bolívar. Esa joven oficialidad que se rebeló, actuó impulsada por el más aguerrido amor por la Patria, siguiendo el sueño de Bolívar de procurar “la mayor suma de felicidad al pueblo”.

Esto cobra especial connotación en este momento, en que la Revolución Bolivariana está transitando una continua amenaza de golpe de Estado. El proceso de liberación nacional que se inició el 4 de febrero de 1992, producto de un espiral histórico que amalgamó la lucha desde nuestra primera independencia del imperio español, continúa en la Patria que estamos construyendo.

“Así como decimos que nunca terminó el 24 de junio de 1821, el 4 de febrero es continuación de ese 24 de junio de 1821; el 4 de febrero es continuación de aquella independencia que no concluyó, el 4 de febrero para nosotros no terminará jamás, nos llevaremos a la tierra la llama viva cuando nos toque llevárnosla. Para nuestros hijos, para nuestros nietos, para ellos no habrá 4 de febrero; ellos vivirán un tiempo de paz, un tiempo de gloria, el tiempo que Cristo vino a anunciar, el reino de la paz, de la vida, de la libertad, ellos vivirán en la República futura que estamos creando, que estamos construyendo, ellos vivirán como lo decía Bolívar, soñando el futuro de esa República”, expresó el Comandante Eterno durante el desfile de conmemoración del 4 de Febrero en Maracay, estado Aragua, en 2009.

Lo que hoy vivimos, es producto del desarrollo histórico de la sociedad venezolana y del quiebre del sistema capitalista petrolero rentista, en crisis desde la década de los 50.

El 23 de enero de 1958, tras la gesta popular que derrocó la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, ocurre la traición al pueblo por parte de la burguesía y del sector político encabezado especialmente por Acción Democrática y Copei. En ese momento, se inicia la degeneración del sistema político y económico nacional.
En los primeros años de la Cuarta República ocurren asesinatos y desapariciones de líderes revolucionarios que luchaban contra el sistema. Las y los revolucionarios debemos eliminar la palabra democracia para referirnos a esa época. El bipartidismo fue una dictadura de cogollos.

El sistema financiero quiebra con el saqueo del país, la fuga de capitales hacia el extranjero, la devaluación del bolívar, la inflación. Las capas populares pagaron el desfalco nacional y fueron condenadas a la miseria.
El viernes negro de 1983, dejó en evidencia que el modelo rentista corrupto era insostenible. A partir de esa fecha aparece la pobreza extrema.

Luego de este sismo económico, se produce el 27 de febrero de 1989. El Caracazo fue una consecuencia lógica tras la aplicación de un agresivo paquete neoliberal con una fuerte represión de la organización popular.
Más tarde, ocurriría la Rebelión cívico militar del 4 de febrero de1992. Como nos recuerda Chávez: “el 4 de febrero partió en dos la historia venezolana. Nuestra historia habría que dividirla a finales del siglo XX y lo que va corriendo del siglo XXI, en dos tiempos, uno antes del 4 de febrero de 1992 y el tiempo después del 4 de febrero de 1992”.

En este momento, en este tiempo histórico, en casi 17 años de Revolución Bolivariana, hemos alcanzado logros sociales incuestionables: disminución de la pobreza extrema, del hambre y del analfabetismo; escolaridad para todos los niños y niñas; protección del empleo; más de un millón de viviendas para el pueblo; 80% de pensiones y jubilaciones.

Todo ello se encuentra en peligro como nunca antes por la arremetida de una clase política que de manera circunstancial, tiene mayoría en el Poder Legislativo.

Es necesario, poner toda nuestra pasión combativa, mantenernos unidos y derrotar el golpe violento que el imperialismo estadounidense prepara en contra de nuestra Democracia y de nuestra Revolución Bolivariana, usando la contrarrevolución adeco burguesa como Caballo de Troya.

Hoy más que nunca decimos con Chávez y con el presidente obrero Nicolás Maduro, el pueblo se declara en rebelión, vivimos un 4 de Febrero Permanente.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*