Últimas Noticias
Home / Noticias / Economía / 20 de agosto, otro momento crucial para la pervivencia de la revolución bolivariana

20 de agosto, otro momento crucial para la pervivencia de la revolución bolivariana

Carlos Machado Villanueva

16/08/2018

El próximo lunes 20 de agosto será otro  momento crucial para l revolución bolivariana en su casi 20 años de existencia, y mientras sus opositores  demonizan las medidas económicas de recuperación como han sido llamadas, sus defensores, con el presidente Nicolás Maduro al frente,   auguran que será la derrota final a la guerra económica y  a la manipulación cambiaria del portal  Dólar Today  asociada a aquella , a las que se les atribuye  la galopante  hiperinflación que hoy pulveriza sin parar el poder adquisitivo de las grandes mayorías en Venezuela y  por consiguiente su acceso a bienes esenciales, en especial alimentos  y medicinas.

Ya el presidente Nicolás Maduro en días reciente anunció algunos  detalles de estas medidas de “recuperación y prosperidad económica”.

De sus palabras -cuando se refiere a un nuevo esquema de salarios y de precios de venta al público– se deprende que las medidas apuntan a la recuperación del poder adquisitivo del signo monetario nacional ahora llamado “Bolívar soberano” y con un nuevo cono monetario de monedas y billetes, luego de quitarle 5 ceros a la izquierda (dividir entre cien mil) al  anterior Bolívar Fuerte  vigente hasta ese 20-A, y que por lo que se extrae de  “entrelíneas”,  van más a la raíz de problema.

En las calles…

Lo cierto es que hoy en las calles de Venezuela la gente, sobre todo la de menores ingresos,  lo que pide es que se detenga de una buena vez la hiperinflación, que es lo mismo que decir la especulación con los precios de los bienes de primera necesidad.

O como incluso lo dijo el mismo Maduro, con las medidas se busca detener el intento de dolarizar nuestra economía con una sobrevaluación por encima de la paridad cambiaria oficial (Dicom) de la moneda estadounidense en bolívares, que es de unos 249 mil  bolívares fuertes (2, 49 bolívares soberanos).

Los expertos económicos  calculan que la divisa  estadounidense está hoy sobrevaluada cerca de un 3 mil por ciento con relación al Bolívar Fuerte, dada la delictiva, por antinacional, manipulación cambiaria desde EE.UU.,  ejecutada sin ningún sustento, ni  criterio económico serio, más sí político-desestabilizador,  por los propietarios  -de nacionalidad venezolana y por ello con deudas con la justicia-  del portal digital “Dólar Today”.

El Jefe de Estado venezolano ha sostenido en los últimos días que el solo hecho de “anclar” el nuevo Bolívar Soberano al valor de la criptomoneda Petro -equivalente al precio actual del barril  de petróleo venezolano, unos 60 dólares ó 443 yuanes -divisa ésta adoptada  oficialmente como marcador de este precio-, ello redundará en una recuperación del poder adquisitivo de los sueldos y salarios de las y los trabajadores venezolanos.

De congelarse, por ejemplo, y como es de esperarse y fue asomado por el jefe de Estado venezolano,  a partir de este 20 de agosto los precio de venta al público de al menos 50 productos de primera necesidad, uno de estos, el de la carne de res de primera,  quedará en unos 8-10 millones de bolívares fuertes (80-100 bolívares soberanos), y por lo tanto seguirá, com lo es hoy,  inaccesible a  un trabajador/ra que devengue el  actual salario mínimo oficial -5 millones de bolívares fuertes (50 bolívares soberanos)-, y ni aun sumándole los 2 millones de bolívares fuertes del oficial bono alimentario, éste/a podría adquirir este vital alimento.

Estamos hablando de un kilogramo de carne al mes,  cuando es evidente que si su núcleo familiar es de 4 personas, éste requerirá consumir alrededor de dos kilogramos mensuales de esta proteína animal. O sea, que para consumir un kilogramo de carne, hoy este trabajador deberá trabajar más de mes y medio.

Superar la situación

Y es  entonces cuando el ciudadano de a pie se pregunta, ¿cómo se superará esta situación a partir de la implementación de las llamadas medidas de recuperación y prosperidad económica  de Maduro?  Y una de las respuestas que surgen es que a menos que los sueldos y salarios en la Venezuela post 20 de agosto de 2018 tengan un incremento mínimo de un 500 por ciento, su poder adquisitivo o de compra seguirá igual o peor, es decir, golpeado;  más aún si no es detenida de una vez por todas  la manipulación cambiaria de Dólar Today con la divisa estadounidense.

Precisamente este sería el objetivo de “anclar” el nuevo Bolívar Soberano al Petro, lo que puede llevar a  que los fabricantes venezolanos  que requieran divisas  por parte del Estado para importar aun desde Estados Unidos bienes de capital e insumos para la fabricación de bienes  productos, a partir de esta fecha deberán adquirir petros, los que a su vez les serán cambiados por dólares en las casas de cambio oficialmente  autorizadas y al precio de 60 dólares cada uno, y ese dólar tendrá un valor de 2,5 bolívares soberanos.

De igual manera, estos empresarios y productores podrán adquirir esos bienes de capital en países que acepten el petro como forma de pago, como es el caso de la India, Rusia y China, y más aún: se eliminará la aberrante subfacturación de bienes importados toda vez que los sitemas aduanales de estos países están estrictamente controlados por sus autoridades.

Ello,  en vista de que la novedosa criptomoneda venezolana equivale a 60 dólares -que es el precio internacional del petróleo venezolano,  avalado incluso por la indudablmente muy sólida  moneda china (443 yuanes / un yuan igual a 11.912 bolívares fuertes/ 12 céntimos d Bolívar Soberano).

Más medidas claves

Otra de las medidas claves  que deberán tomarse a partir del 20 de agosto y que es igualmente una sentida aspiración de las mayorías en Venezuela, es que se garantice el abastecimiento de bienes esenciales, sobre todo alimentos y medicinas.

Y para ello, como lo han venido sosteniendo los analistas afectos a la causa chavista, el presidente Nicolás Maduro y su Gobierno cuentan con todo el poder, sobre todo legal y constitucional, y si es necesario también militar, para garantizar ese abastecimiento, y para que se apliquen las leyes a quienes pretendan impedirlo a través del acaparamiento y/o ocultamiento de estos bienes esenciales.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*